miércoles, abril 28, 2010

Crítica: Date Night (Una noche fuera de serie)

Una pareja explosiva

"Date night" no es una mala película, pero no es ni cerca de lo buena que debería ser. Steve Carrell y Tina Fey son dos excelentes comediantes, actores carismáticos, y tienen, además, muy buena química.

El problema es que están metidos en una película que no se arriesga a dejarlos divertirnos, y que está llena de momentos que se sienten totalmente fabricados.

El director no está muy capacitado para captar lo mejor de ellos, y el guión es enteramente formulaico y sin gran inspiración. Son sólo esos momentos en los que la actuación brilla (como cuando están con Mark Whalberg, o el encuentro con Mila Kunis y James Franco), los que rescatan la película.

Uno sólo puede imaginarse lo que estos dos harían con un guión a la altura de sus capacidades, ya que la pareja realmente funciona. Ojalá, los ejecutivos de Hollywood les den otra oportunidad juntos, y que sea en algo en que la comedia se eleve un poco más.

Una película que entretiene, pero con lo justo, gracias a la química y el talento de su elenco.

[*** / *****]

lunes, abril 26, 2010

Nada para agregar

Este fin de semana que termina (o terminó) iba a ir a ver "Hiroshima" de Pablo Stoll, pero no pude conmigo mismo. El viernes quería descansar, el sábado tuve cumpleaños, y el domingo... se me cayó un huevo. Trataré de ir el domingo que viene. Trataré.

También tenía ganas de ir a ver "Date night" con Tina Fey y Steve Carrell. Esa es más fácil de encontrar en cartelera. No sé que tan buena será (hasta que la vea, imposible saber) pero esos dos juntos... la idea me puede.

Tengo un cuento o dos para pasar a computadora (están escritos en cuadernola) pero no he encontrado la voluntad. No sé por qué, no debería ser mucho más difícil que ésto que estoy haciendo, y sin embargo...

¡Qué corto se me hace el fin de semana ahora que tengo clases los sábados!

Estoy terminando de leer "¡Petróleo!" (Oil!) de Upton Sinclair, libro en el que se basó "Petróleo Sangriento" (There will be blood). No tienen nada que ver, pero el libro está realmente muy bueno, y es mucho más incisivo de lo que uno podría creer. Un libro para pensar, definitivamente.

No puedo creer que en dos semanas sean las elecciones municipales. Nunca había sentido tanto desinterés ante un acto eleccionario de esta envergadura. Triste asunto, la verdad. A propósito, ¿sólo a mí Villar me da la idea de un villano de película? Algunos dicen que les recuerda a Drácula, a mí me da más una onda Darth Vader después que le sacan la máscara, en "El regreso del Jedi", o el mismísimo Palpatine...

BTW, estuve viendo también unos videos en Youtube, que hizo un tipo criticando los Ep. 1 y 2, excelente laburo (los destroza). Pero no creo que Peter esté de acuerdo.

Veo "anime" y me doy cuenta que los ponjas tienen otra cabeza. Digo, sí, al principio a uno medio como que le choca, porque tienen reservas para cosas que a uno ni se le ocurre, y sin embargo, son extraordinariamente abiertos para otras cosas. Es como si sus personajes fueran mucho más tridimensionales que los que uno ve en la animación habitual (al menos en TV).

No, todavía no se me dio por el cosplay, quédense tranquilos. Igual, si alguien tiene un traje de Tuxedo Mask, avíseme, que me voy poniendo en forma. :P

Trato de ejercitar mis habilidades creativas. Si alguien quiere tirarme alguna idea, a ver si escribo algo, mejor. Jajaja.

Bueno, vamos a cerrar la seguidilla de incoherencias por acá nomás. De regalo, por soportarme, les dejo un video excelente.

Bohemian Rhapsody + Muppets. ¿Qué más se puede pedir?

martes, abril 20, 2010

Sólo 4 acordes

Eso es lo que hace falta, según esta gente, para tener un éxito musical garantizado.

No están tan errados, vean:



Y pensar que todo este tiempo pensamos que eran canciones diferentes...

sábado, abril 17, 2010

Crítica: Die Welle (La Ola)

Nos tapó el agua

"La Ola" es un experimento social, al menos en la ficción, y debió ser una especie de experimento fílmico, en el sentido de ser una oportunidad interesante de analizar los comportamientos que llevan al totalitarismo.

El problema es que "La Ola" tiene un MENSAJE. Este MENSAJE está presente desde el primer momento, y todo lo que pasa en la película está orientado a decirlo. Así, con mayúsculas.

Entonces, nada de lo que pasa en la película está fuera de esa línea, y todo y todos son simples peones para que el director predique su evangelio.

Hay algo de cinismo y, por qué no, de totalitarismo en la forma de manejar a la historia y a sus personajes. Ya el comienzo, con el profesor escuchando música rock (como para contrastar, ¿vio?) marca algo tan planificado, tan cerebral, que no deja lugar a más dimensiones.

Todo y todos cumplen un papel para que el director dé su MENSAJE. Y poco importa si lo que pasa, pasa demasiado rápido, si no hay sentido de la progresión natural de las cosas. Porque lo importante es llegar al final trágico, a ese final no ganado* a fuerza narrativa, totalmente descontextualizado, y que juzga de forma totalmente injusta a quienes participan.

Porque al director no le importan sus personajes. No los quiere. Son funcionales a su MENSAJE.

Así de totalitaria es "La Ola".


[* / *****]


* "ganar" está utilizada en el sentido de "earn" en inglés.

Nota: la película la vi en el contexto del Festival de Cine de Montevideo 2009. En ese momento no escribí la crítica, y lo visto quedó dando vueltas en mi cabeza hasta ahora, que fue su estreno comercial.

Nota 2: me olvidaba. Hay algo que remite a la película (e imagino el libro, pero no lo leí) "El señor de las moscas". La diferencia está en que "La ola" tiene una autoconciencia que impide que sea creíble. La otra es una película imperdible.

lunes, abril 12, 2010

Crítica: The Imaginarium of Doctor Parnassus

Mucho ruido y pocas nueces

No se podía esperar de Terry Gilliam una película que no fuera, como mínimo, extraña, delirante, diferente.

Lo que sí podía pedirse era un relato más coherente, más, en definitiva, entretenido.

Dentro de las virtudes del Imaginarium, está el dejar al espectador responderse ciertas preguntas aún antes que la historia misma lo haga. No es necesario aclarar desde un primer momento quién es el hombre del sombrero negro, cuál fue la apuesta, o para qué sirve la flauta del ahorcado.

Pero, por el otro lado, la película está plagada de problemas. El primero, es el tema de la imaginación. Tal vez, "Avatar" mediante, uno haya perdido la capacidad de asombro, pero no hay nada en estos mundos imaginarios, que sorprenda, que maraville. Tras el espejo todo es sorprendentemente chato.

El ritmo de la película es extraño, con un aire claustrofóbico que debiera contrastar con, otra vez, lo que pasa del otro lado. Pero esto no sucede, y el cambio de registro no consigue el objetivo.

Pero el problema principal es que no hay ningún personaje en la película, con el que realmente simpatizar. Si no hay nadie cuyo destino realmente nos importe, entonces todo se vuelve una pérdida de tiempo.

El espectador se involucra más intelectualmente que emocionalmente, y la película queda como una anécdota.

El elenco no hace un mal trabajo (salvo Jude Law, que no se cree el personaje), pero es el material el que no los ayuda.

Sin sorprender donde debiera, sin verdadero amor por sus personajes, y con sólo un atractivo visual mediano, nos encontramos con una película que debiera ser mucho más de lo que fue.

Una lástima.

[** / *****]

sábado, abril 10, 2010

370

Allí estaba ella otra vez. Pelo color castaño claro, que le recordaba la miel. Ojos en el mismo tono. Su piel blanca, dorada por el sol del verano que ya terminaba.

Usaba una musculosa blanca, que permitía ver las marcas de la malla que usó en el verano, vaya a saber uno dónde (él creía que era más probable Maldonado que Rocha, pero era sólo un presentimiento). Sus curvas eran perfectas (todas y cada una de las veces, había tratado, infructuosamente, de no quedarse observándola).

Debajo, un jean ajustado, que permitía intuir unas piernas en las que valía la pena perderse.

Sus miradas se cruzaron. No fue que ella lo mirara sostenidamente, ni mucho menos, pero se cruzaron, y fue suficiente para que su corazón se sobresaltara.

Quizás ella lo había reconocido. Después de todo, durante casi un mes ya (cuando él comenzó en su nuevo trabajo), ambos venían compartiendo el viaje en el 370.

Sí, éste iba a ser un día diferente. Le había dado vueltas todo el fin de semana; ese día iba, por fin, a terminar de juntar coraje.

Esta vez, el asiento al lado del de ella estaba vacío, tal como deseaba. Igualmente, él sintió pánico y buscó con la mirada otro lugar. "No.", pensó. "Si elijo otro lugar va a pensar que no me quiero sentar con ella.". Por otro lado, si elegía sentarse a su lado, habiendo otros asientos disponibles, temía quedar como un baboso.

En definitiva, por suerte, no había más de dos posibilidades. La primera era al lado de la chica de sus sueños, la chica en la que no había dejado de pensar en semanas, que era material de sus fantasías románticas y no tan románticas (si se entiende).

La segunda era sentarse al lado de un veterano de boina, con toda la pinta de jubilado; un no frecuente de ese horario en el 370. Al menos, nunca antes lo había notado.

El veterano tosió. Era una tos de esas que suenan a poco saludables, a enfermedad. El joven suspiró aliviado para sus adentros. Ahora tenía una excusa perfectamente plausible para sentarse junto a ella. Una vez allí, era sólo cuestión de iniciar conversación, y que las cosas fluyeran.

Ya avanzaba rumbo a la mitad del ómnibus. Entre donde estaba y la fila de su amor imposible, sólo dos asientos más.

***

Al llegar al trabajo, se aplicó abundante alcohol en gel en las manos. Sólo deseaba para sus adentros, que el viejo (que no paró de toser encima suyo durante todo el camino) no lo hubiese contagiado de gripe A.

sábado, abril 03, 2010

Crítica: El juego del miedo 6

De carne somos

Llegar a 6 entregas parece todo un mérito. La primera película de esta saga (la menos sangrienta de todas) fue un éxito en base a un planteo inteligente, un ritmo atrapante, y un resultado totalmente inesperado.

¿Cómo funciona eso ahora, 5 películas después? Bueno, las sorpresas como que ya no sorprenden tanto, simplemente porque uno espera que algo "inesperado" pase. Lo que queda es el ingenio en las trampas y la capacidad de entretenerse.

Entrar en un análisis moral de la cuestión, es peligroso, sobre todo para la película, que tiene dobles estándares de sobra. Digamos que, en ese sentido, la lógica subyacente al villano de la historia, es bastante pobre.

Volvemos a lo mismo: el punto de la película son las escenas de tortura física y psicológica.

A través de juegos muy ingeniosamente elaborados y, vale decirlo, filmados de forma muy correcta, se desparrama sangre y vísceras y lágrimas. En ese sentido, la dirección es muy buena, y los niveles de tensión son muy altos.

En el aspecto actoral, los involucrados cumplen sus papeles (pobremente escritos) bastante bien. Para fortuna de los actores, la mayoría de ellos debe limitarse a gritar suplicando por su vida.

Por un lado, entonces, una historia no demasiado original, con agujeros lógicos importantes y actuaciones aceptables. Por el otro, una dirección efectiva, trampas ingeniosas y una sensación constante de inquietud.

Más efectiva que buena (y por ese primer adjetivo es que consigue nota aceptable). Exclusivamente para los amantes del género.

[**1/2 / *****]

jueves, abril 01, 2010

Crítica: Cómo entrenar a tu dragón

Dimensiones
Ahora todo es 3D, todas las películas parecen incorporar esto que no queda claro si es una moda o llegó para quedarse. Lo cierto es que no todas las películas se supone que deban verse en este formato. "Cómo entrenar a tu dragón" es una que sí se beneficia, y mucho.

DreamWorks nos ofrece una película animada totalmente disfrutable, con un ritmo entretenido, y con algunas de las imágenes más espectaculares de la animación reciente. Los vuelos en dragón son, simplemente, maravillosos.

Pero toda esa espectacularidad tiene que tener correlato en la historia, y, afortunadamente, el guión se mantiene alejado de los problemas de otros productos del estudio, y más cerca de "Shrek" y "Kung Fu Panda".

Si bien nada es del todo sorprendente en el argumento (salvo un detalle en el final, que sorprende por su audacia, y es bienvenido), la trama se desarrolla de forma entretenida y con el humor adecuado (sin anacronismos ni referencias a la cultura pop), y algunos personajes secundarios tienen oportunidad de desarrollarse y adquirir, como el film, más dimensiones que lo habitual.

La película no puede negar la influencia de los creadores de "Lilo y Stitch" (incluso en el diseño del dragón principal), y si bien no llega a tener la calidez de esa joyita de Disney, hay, sí, un poco de ese corazón puesto en escena.

Esto se nota, sobre todo, en la relación entre Hipo y su dragón. En esos momentos de pura emoción, es que se nota un trabajo creativo importante. Cada movimiento del dragón, cada ensanchamiento o afinamiento de sus pupilas, transmite algo. Allí se genera la empatía necesaria, la conexión fundamental que hace que lo que suceda no nos sea indiferente.

Al darle a la historia un sentido más allá del efectismo, y a los personajes principales una verdadera personalidad, y relacionarlos de manera convincente, los directores logran una película indudablemente sólida.

Entretenida, divertida, emocionante y visualmente fantástica. Una experiencia digna de ser disfrutada en 3D.

Una muy buena película animada.

[***1/2 / *****]

Quizás también te interese...

Related Posts with Thumbnails