jueves, julio 21, 2011

Crítica: Harry Potter and the Deathly Hallows Part 2

El fin de una era

Con la segunda parte de Deathly Hallows, llegamos al final de una serie de películas tremendamente exitosas en lo comercial y en lo artístico, que adaptaron lo que J. K. Rowling puso en papel, en la pantalla grande.

Nadie más hizo algo semejante: 8 películas en 10 años, con el mismo elenco y un sentido de continuidad. Los espectadores pudimos crecer con Harry, Ron y Hermione, en los libros y los filmes.

Y llegó el final. Vino en dos partes, y se nota. Esta segunda parte se apoya en lo contado en la primera (y en las otras seis), y da por supuestas muchas cosas, va al grano, no se sale de su cauce narrativo.

Es así hasta tal punto, que, cuando mueren personajes secundarios memorables, importantes, pasa en off. La cámara sigue a Potter, casi todo el metraje, salvo contadísimas excepciones.

La lucha es de Harry, el final es de Harry, la profecía es acerca de él. Sólo importa aquello que sea relevante para vencer a Voldemort. ¡Qué diferencia con el cine de Michael Bay o Roland Emmerich, en el que lo importante es la destrucción irrelevante, las muertes de personajes que ni conocemos, el espectáculo vacío del caos!

Quizás hasta sea demasiado, el espectador puede llegar incluso a sentir que se va del cine, y no le contaron una parte de la historia. La película es la más corta de la serie, y se nota.

El trío protagónico está excelente. Esta vez, el lucimiento es particularmente de Daniel Radcliffe. Este era su momento. Cuando Harry tiene que tomar la decisión más difícil del mundo, Radcliffe da todo de sí, demostrando su crecimiento desde aquellas primeras películas, hace ya tanto tiempo.

Los secundarios son todos excelentes (después de todo HP es, desde hace años, un "Quién es quién" del cine británico), sobre todo Maggie Smith y especialmente Alan Rickman. Aquí tenían que darle sí o sí el tiempo a Snape que tanto le habían negado, y Rickman da todo de sí, para hacer de Snape el personaje más interesante y complejo (y emocionante) de la saga.

La fotografía es muy buena (sin llegar a la belleza de la de HBP) y la música es excelente. Destaque merecido tiene Desplat, quien retoma algunos de sus motivos de la primera parte, y además cita otros de John Williams, que son la identidad del mundo de Harry Potter. El resultado es muy agradable, y familiar, emocionante, perfecto.

En definitiva, la película es, notoriamente, una segunda parte, no una simple secuela, sino una mitad, y se le nota. Quizás debería ser vista en conjunto con la primera. Por momentos luce apurada. Dicho esto, sin embargo, cuando tiene que llegar a las definiciones importantes, pone toda la carne en el asador para emocionar, conmover, para cerrar la historia más fantástica jamás contada en 8 películas.

Nunca se vio algo así. Quizás nunca más se vea.

Un digno final para una saga fuera de todo lo visto.

Imperdible.

[**** / *****]

domingo, julio 17, 2011

Desde Buenos Aires...

Sí, sé que están esperando mi crítica de Deathly Hallows Pt. 2, pero estoy en Buenos Aires y: 1) no he tenido tiempo; b) todavía no estoy en condiciones de hacerla.


Voy a ver si hoy la veo una vez más, y puedo llegar a mirarla con otros ojos, que no sean los de la emoción.


Igualmente, a todos los potterheads que vienen a este blog, no les tengo que decir que vayan a verla, seguramente lo harán (quienes aún no lo hayan hecho... esos dos o tres).


Me despido de esta breve actualización, ah, y sí, estuvo muy bueno estar acá para el partido de ayer. =)

sábado, julio 09, 2011

Una restrospectiva

Esta semana me dedicaré a ir al cine todas las noches a ver una entrega de la saga de Harry Potter.

Anoche comenzó con La Piedra Filosofal, y no me resultó difícil entender qué sentí allá por noviembre de 2001.

El siguiente video, presenta un poco de cada una de esas entregas, y un avance del final.

No soy editor, sino lo que haría es cortar el video luego del final de DH pt. 1. El que no quiera adelantarse nada, sabrá poner pausa allí. Por todo lo anterior, vale la pena repasar 10 años de aventuras y emociones.

jueves, julio 07, 2011

miércoles, julio 06, 2011

A días del final

No quiero postear trailers, no quiero dar vueltas y vueltas sobre el final. El 15 de julio, se termina Harry Potter. Se termina una era.

Casi 10 años pasaron desde que se estrenó la primera película, la que hizo que me enamorase del mundo creado por Jo Rowling. Ahora, en poco más de una semana, con la 8ª película, se termina la historia en el cine, como ya pasó en los libros.

Creo que habrá tiempo para discutir el final, y sin dudas, mi crítica (totalmente no imparcial) estará en este blog a su debido tiempo.

Por ahora, dos cosas:
1. Moviecenter va a pasar las primeras 7, una cada día, a partir de este viernes. Para mí, una cita imperdible.
2. Un video de quien, más allá de las películas, y el merchandising, y los parques temáticos, y los millones, es el alma de todo. Jo habla de Harry en el cine. Nada más que agregar.

Quizás también te interese...

Related Posts with Thumbnails