sábado, marzo 31, 2012

Charlas desde el pasado.

Hoy tuve una de esas charlas que te quedan resonando en la mente durante largo rato. Charlé, conversé, con alguien con quien hacía mucho tiempo, quizá más de un año, que no hablaba.

Está bueno volver a escuchar voces en la mente, voces que no se escuchaban hacía tanto, recuperar los momentos que hicieron en aquel entonces, tan amenas las charlas.

Porque a veces, por cosas de la vida, perdemos contacto con quienes hablábamos, con quienes compartíamos cosas. No porque haya habido algo en el medio, no por peleas, ni rencores, sino porque la vida así nos lleva.

Entonces, cuando uno puede retomar una conversación detenida en el tiempo, vale por lo perdido, y también por poder tener cosas nuevas que contar, que compartir, y así comprobar que, a pesar del paso del tiempo, a pesar que la vida nos encuentra en momentos diferentes, todavía vale la pena tomarse unos minutos y conversar.

jueves, marzo 22, 2012

Crítica: Los Juegos del Hambre

Introducción

"Los juegos del hambre" es una película incompleta. Se trata de una historia que, cuando parece que puede volverse realmente interesante, termina. Esto no quiere decir que no pase nada, ni que sea corta, ni siquiera que sea aburrida o frustrante. Pero es difícil verla sin sentir que hay algo más que no te están contando. Algo más a futuro, y algo más en profundidad.

Gary Ross es un más que interesante interesante director, con dos películas anteriores en su haber, Pleasantville y Seabiscuit. La primera de ellas, probablemente excelente, con todas las letras. Aquí su trabajo palidece en la comparación. Que "Los juegos del hambre" se disfrute, parece más un caso de "a pesar de" que "gracias a" su dirección.

Ross llena la pantalla de primeros planos claustrofóbicos y movimientos de cámara innecesarios. Quizás es parte de su búsqueda de "realismo" (por oposición a realidad). Lo que termina pasando es que la dirección llama la atención sobre sí misma, y eso nunca es algo bueno.

Los primeros minutos de la película son un claro ejemplo de ello, llena de movimientos irritantes, y sí, algún plano canchero (la visera de un guardia como marco, por ejemplo), pero es un aviso sobre un problema. Si algún espectador se encuentra demasiado cercano a la pantalla, no descarte sentirse mareado. Afortunadamente, esta tendencia desciende un poco, a medida que la trama avanza, pero nunca la dirección es cómoda, fluida.

Esto complica en escenas de enfrentamiento, donde la geografía se vuelve particularmente difícil de leer. Ross maneja la cámara como poseído por el espíritu de Michael Bay. Claro, a veces esto está justificado en la violencia inherente a las imágenes, que el director no se anima/no puede mostrar, en una película dirigida al público adolescente.

Jennifer Lawrence actúa muy bien en el papel de Katniss, aunque su personaje parezca, por momentos, poco creíble (demasiado bella, demasiado perfecta, para tratarse de una campesina que caza para vivir). Ella le da el peso dramático necesario para lograr la verosimilitud. El otro actor que se destaca es Woody Harrelson, en un papel que le da lugar a exhibir todo su carisma. El suyo es el trabajo por excelencia.

El resto del elenco va de lo muy bueno (Stanley Tucci, Donald Sutherland), a lo aceptable. A veces, el mismo sentido estético juega en contra de los personajes (que Katniss y Rue permanezcan tan limpitas, impolutas, viviendo en lo salvaje, parece una decisión más estética que racional).

La historia mantiene interés y atractivo, y es sencillo conectar con algunos momentos emocionantes, y dejarse llevar por la adrenalina. Pero la profundidad de los personajes y los conceptos, es bastante superficial, por lo que las conexiones son más bien viscerales, producto de la sensación de urgencia que Ross sabe imprimirle.

"Los juegos del hambre" resulta una experiencia disfrutable, a pesar de los esfuerzos de su director por hacerla frustrante. Lo más difícil es superar la sensación de que se están guardando lo mejor, lo importante, para otras películas futuras.

Puede y debe rendir más.

[
*** / *****]


lunes, marzo 19, 2012

Crítica: Tinker Taylor Soldier Spy (El topo)

Juegos de mesa

Tomas Alfredson es un director que ama los silencios. Tanto en esta como en su película anterior (la gran "Let the right one in"), hay tantos diálogos como silencios. En aquella, eran acompañados de imágenes evocadoras, de nieve y frío. En esta, es, por sobre todo, la cara de George Smiley (Gary Oldman), que se guarda mucho, pero por debajo de la frialdad, esconde un millón de emociones.

"El topo" es un thriller de otra época, contado con un ritmo narrativo de otros tiempos, que no privilegia la acción, sino las sensaciones de sus personajes. No se trata de una carrera, sino de un juego de ajedrez, en el que cada jugador planea sus movimientos.

Visualmente, la película está planteada en una paleta de grises y marrones, de un Londres de la Guerra Fría, con personajes también en esa escala. La atmósfera visual y sonora acompaña esa seriedad. Incluso cuando la banda sonora da giros a tonos más alegres y vivaces, no cabe más que entender un cinismo suyacente. No hay lugar para la felicidad.

Gary Oldman recibió su ¡primera! nominación al Oscar por esta película. Merecidísima, ya que su interpretación es de una quietísima fuerza. De todo lo que le pasa, deja escapar una milésima parte, pero está allí. Sus ojos, su rostro, transmiten mucho sin casi esfuerzo.

Lo acompaña un elenco secundario tremendo, del cual cabe destacar a Benedict Cumberbatch. El actor se está haciendo cada vez más conocido, en especial por la excelente serie de la BBC "Sherlock", y actuando en películas como "Caballo de guerra". Aquí, dos de las mejores escenas de la película lo tienen como protagonista.

A cada jugada, cada movimiento del tablero de ajedrez, Alfredson la acompaña con toques visuales o sonoros, que llegan incluso a comentar y a revelar la naturaleza oculta de sus personajes. Todo junto forma un ensamblaje complejo, una especie de rompecabezas.

El ritmo de la película es quizás un poco lento por demás, y la resolución y el descubrimiento del infiltrado no son tan claros. Más allá de eso, "El topo" es exitosa por sus excelentes interpretaciones, y por conseguir momentos extremadamente bien logrados.

Interesante y recomendable.

[
***1/2 / *****]


Quizás también te interese...

Related Posts with Thumbnails