viernes, julio 27, 2012

Crítica: The Dark Knight Rises

El legado

Toda historia tiene un final. Y en la historia del Batman de Christopher Nolan, estaba la difícil tarea de encontrarle un final apropiado a lo que lo precedió.

"Batman Begins" era sólida, cimentando el Bruce Wayne de Nolan, profundizando en lo que lo movía, lo que lo llevaba a ser Batman. Mucho ya hablé de "The Dark Knight", una de las mejores películas de "superhéroes" (me consta que Batman no es estrictamente "súper", pero díganselo a él), y de las mejores quizá de la década.

Para culminar, entonces, era necesario crear algo que tuviera tanto la resonancia con lo anterior, como la magnificencia ineludible de una película épica. Y "The Dark Knight Rises" lo consigue.

En el momento en el que escribo, tengo dudas de si esta tercera y última entrega, alcanza el nivel de la del medio. Es, quizás, no tan perfecta como la anterior, que no tenía fisuras de ningún tipo. Aquí hay un segundo acto quizás un poco largo por demás, y un villano que no logra ser lo que fue el de la anterior (tampoco era tan fácil, seamos honestos). Porque, claro, teníamos la magnífica actuación de Heath Ledger, que sin duda contaba, además, con la ayuda de interpretar el villano más icónico de la galería de Batman.

Aquí, Tom Hardy está limitado, en parte, por esa máscara que lo vuelve amenazante, pero no lo deja expresarse gestualmente. Debe recurrir más a su fisicalidad, que ayuda, pero no compensa.

Pero no nos adelantemos: en TDKR, Nolan retoma la acción tiempo después del capítulo anterior, para poder demostrar los efectos de lo que pasó. Una interesante apuesta, que permite revisar ciertas ideas y conceptos. Asimismo, es posible decir que, temáticamente, está tan vinculada (o más) con la primera, que con la segunda entrega.

La acción es más dinámica que en "Batman Begins", y tiene momentos de pura adrenalina. Eso sí, tiene un segundo acto con una sorprendente escasez de Batman, y algunos eventos que parecen peligrosamente endebles a un escrutinio minucioso.

La música de Hans Zimmer, logra impactar, de una forma que antes no lo había conseguido. El "tema" de Batman de Zimmer, no es ni cerca de lo memorable que era el de Danny Elfman, pero aquí logra conectar, a fuerza de golpe visceral.

Christian Bale está muy bien, recordando mucho al de la primera entrega. Michael Caine la descose, y se lo extraña durante gran parte del metraje. Morgan Freeman, Gary Oldman, Marion Cotillard y Tom Hardy, acompañan con clase y sin problemas.

Las revelaciones vienen por el lado de Anne Hathaway, muy bien en el rol de Selina Kyle (nunca se la nombra de otra forma) y de el estupendo Joseph Gordon-Levitt, que, aunque su personaje parece en cierta forma forzado por la trama, brinda la integridad, la humanidad necesaria a la película.

Los minutos finales de la película son emocionantes, atrapantes, emotivos, y acordes a un gran final para una gran serie.

Al final, no queda más remedio que aplaudir, por este cierre, y por lo que vino antes. Chapeau, Sr. Nolan, lo ha hecho de nuevo.

[
**** *****]

miércoles, julio 25, 2012

Tres nuevas series para ver

Ya que hace mil que no escribo, voy a ponerme un poquito al día, y a tirar tres ideas de series para ver en su monitor amigo.

Desde hace unos años ya, gran parte de lo mejorcito que se producen en Hollywood va a la pantalla chica. El formato televisivo permite un desarrollo dramático distinto, y ese potencial de horas de pantalla y de posibilidades de cambios y crecimiento dramático, está siendo aprovechado.

Lo bueno de las series que les presento es que, al ser de cable, tienen temporadas más cortas de lo habitual, y están en su primera temporada (con regreso para una segunda asegurado), por lo que no requieren demasiadas horas para poder alcanzarlas y esperar lo que se venga.


Por el lado del drama, la primera es "Homeland". Es una serie para los que gustan de la carrera contra el tiempo, las conspiraciones terroristas, y los personajes bien creados. En cierta forma, tiene algo de "24", pero más en serio, sin el jueguito del tiempo real.

Claire Danes es una muy buena actriz, que vuelve a la TV como una analista de la CIA que se entera en forma extraoficial que un prisionero de guerra americano, se pasó al bando contrario. Y el sospechoso es uno solo...

A Danes la acompañan Damian Lewis, en el papel del soldado sospechoso y el sensacional Mandy Patinkin, que hace un trabajo formidable, una vez más.

Los giros inesperados, las vueltas de tuerca, las conspiraciones, están a la orden de día, en una serie que sabe ser mejor que otras del género, al crear personajes sólidos, interesantes, fallidos y complejos.

Una buena cosa de verla ahora, es la proximidad con el comienzo de la segunda temporada, ya que al final de la primera, será inevitable querer más.


Otra serie dramática, pero esta con la primera temporada aún en marcha, es "The Newsroom", escrita por Aaron Sorkin, el guionista de "Red Social" y series como "The West Wing" y "Sports Night".

Protagonizada por Jeff Daniels, es una visión ácida del mundo de las noticias en EE.UU., contada a través de un grupo de personas que decide hacer un informativo diferente. La acción se desarrolla en base a eventos reales, y cómo se los trata.

Esto da lugar a cierta condescendencia (es muy fácil saber qué decir con el diario del lunes), pero que es, en cierta forma necesaria a la hora de hablar de cuestiones políticas de esa naturaleza. Como en toda buena obra Sorkiniana, hay una visión muy crítica del mundo, y una cierta tendencia a los discursos grandilocuentes (para los que nos gustan también las series de David E. Kelley, es algo bueno), y muchos personajes hablando a toda velocidad, unos sobre otros, en el medio del caos.

Es absolutamente disfrutable.


Y, finalmente, una comedia. "Girls" de Lena Dunham, tiene todo para que alguien como yo pueda odiarla. Una comedia sobre cuatro mujeres en Nueva York, tratando de descubrir qué hacer con sus vidas. Si suena familiar, el lector puede quedarse tranquilo que ya en el primer episodio se menciona a "Sex and the City", cosa de sacar eso del medio.

Porque "Girls" es otra cosa. Dunham es guionista, directora (de la mayor parte de los capítulos), creadora, productora y protagonista de esta serie, muy personal, pero muy accesible. Su personaje, Hannah Horvath, es de los más complejos que se han visto en comedias en los últimos tiempos, capaz de generar empatía, como de actuar de forma perfectamente egoísta.

Porque la gracia de la serie es que presenta un grupo de personajes imperfectos, extraños, pero plausibles, y nos invita a irlos descubriendo de a poco. Muchas de las conclusiones a las que podemos llegar en el primer capítulo, se van dando vuelta a medida que entramos en ese micromundo en la Gran Manzana. Nada es tan sencillo como parece.

La humanidad de sus personajes, los momentos fantásticamente absurdos y honestos, las relaciones humanas, de amistad, familiares y de pareja, son todos ingredientes de un producto distinto a todo lo que estamos acostumbrados a ver en televisión.

Ver "Girls" es dejarse seducir por una serie que tiene a veces más en común con el cine independiente, que con las clásicas sitcoms americanas. Y vale absolutamente la pena.


Bueno, los dejo con esas recomendaciones, que espero les sirvan para encontrarse con algo que puedan disfrutar en este frío invierno, en la comodidad del hogar.

miércoles, julio 18, 2012

Tantas cosas, tan poco tiempo...

Cosas que quiero hacer de acá al resto de mi vida (y que no incluyen trabajar, porque eso no lo quiero hacer, simplemente lo hago porque lo necesito).

  • Viajar.
  • Leer mucho.
  • Viajar un poco más.
  • Adoptar un erizo (en serio!).
  • Mirar muchas series.
  • Viajar más aún.
  • Ir al cine semanalmente (mínimo), y ver un montón de películas clásicas que me faltan.
  • Vivir un tiempo en otro país.
  • Aprender otro(s) idioma(s).
  • Envejecer junto a ella.
  • Seguir viajando.
  • Volver a escribir.
  • Pasar los años dorados en algún paraíso tropical, y olvidarme de la existencia del invierno.

Ojalá quiera acompañarme...

jueves, julio 05, 2012

Crítica: 21 Jump Street (Comando especial)


Disparando humor

Las adaptaciones de series y películas de otras épocas, muchas veces sufren por estar demasiado atadas a su pasado, y no aprovechar la oportunidad de contar una nueva historia, en forma original y fresca.

Este no es, afortunadamente, el caso de "21 Jump Street", que toma sólo una idea básica (y un par de guiños), y desarrolla sus propios personajes, su propio tono irreverente y moderno.

El peso de la película cae en la pareja protagónica. A esta altura, nadie puede dudar que Jonah Hill es un gran actor y comediante, que maneja tanto lo físico como esa capacidad de decir cualquier cosa que parece venírsele a la mente en fracciones de segundo como una ráfaga de metralleta. Aquí lo acompaña Channing Tatum, casi ignoto por estos lados, pero un actor que logra acompañarlo más que bien, y que interpreta un personaje incluso más difícil que el de Hill.

La comedia surge espontáneamente de la premisa de los infiltrados en el secundario, y del juego con las expectativas. Hoy los nerds no son los de antes, los paradigmas cambiaron, y esa sensación de estar desubicados los personajes, brinda momentos muy graciosos.

"21 Jump Street" no es una película que base demasiado su humor en tratar de comprender a sus personajes y empatizar, y busca los chistes más bien absurdos e incluso metarreferenciales (hay un par que son muy, pero muy buenos). Eso está bien, aunque limita en parte su atractivo.

Lo importante, igualmente, es que su humor funciona. Aun cuando es tan absurdo que roza lo inverosímil, funciona. Quizás, por sobre todas las cosas, gracias a la pareja protagónica, y su capacidad de vender cualquier situación con una convicción notable, pero también gracias a una dirección dinámica, a un ritmo constante, que hace que la película no tenga puntos bajos, no decaiga.

No se trata de una gran comedia, pero sí de una muy graciosa y absolutamente entretenida. Más que suficiente.

[
*** *****]



Quizás también te interese...

Related Posts with Thumbnails