jueves, julio 10, 2014

Crítica: Bajo la misma estrella



#ImposibleNoLlorar

La adolescencia es de las cosas más dramáticas que le pueden pasar a un ser humano, nunca mejor nombrada una etapa del desarrollo. Claro que, con la perspectiva del tiempo, quizás el drama sea mayormente interno que externo.

Me explico: la adolescencia es difícil porque se es adolescente. El tiempo permite comprender que una cantidad de problemas y preocupaciones no eran meritorias de tanto drama. Sin embargo, en "The Fault in our Stars" la adolescencia es más trágica, más dramática aún, porque esa sensación adolescente de creer que va a vivir por siempre, le es esquiva a los protagonistas, que saben que su tiempo es más que limitado.

La historia que se cuenta es de amor adolescente, ese que parece imposible (y sin embargo existe), ideal y eterno. Pero trágico desde su misma esencia, condenado a un fin conscientemente prematuro.

No es fácil hablar de cáncer sin ser simplista o sin discursear. Todo está tan dicho, tan trillado. Pero el libro de John Green y la película, logran en escasas palabras cortar con toda la dulzura innecesaria para dejar a los protagonistas desnudos, expuestos a la realidad de su lucha por sobrevivir y por vivir (que no es lo mismo).

Shailene Woodley es un acierto. Increíblemente fuerte y frágil al mismo tiempo, su Hazel es perfecta. Woodley entrega una actuación destacable, que quizás en una película que no fuese una adaptación de una novela para adolescentes, recibiría premios y alabanzas. Ansel Elgort, por su parte, es carisma puro, canchereada sin ser vacío. Juntos son dinamita.

¡Y qué decir de Laura Dern y Sam Trammel como los padres de Hazel! Entre los tres, nos brindan una de las escenas más conmovedoras del año.

La dirección es invisible, así como la edición. Y quizás sea lo que corresponda; el peso mismo de la historia requiere manejarse con cuidado y no distraer de lo importante. Lo que sí se destaca son los climas muy bien logrados y los detalles, como los mensajes de texto en pantalla, que nos acercan a la intimidad de los personajes.

Hay infinidad de búsquedas en la historia. De finales, de sentidos, de cierres, de identidad, de amor. Y ninguna respuesta (cuando la hay) suena falsa, artificial o forzada.

"The Fault in our Stars" es una película sobre dos adolescentes con cáncer que se enamoran. Y podría haber tanto tan mal con esa frase. Pero sin embargo no. La honestidad del libro en el que se basa, la de los actores que se entregan a sus papeles, y el espíritu adolescente de no resignarse a no vivir por siempre, logran que sea una verdadera joyita.

Vale la pena.

[**** *****]

jueves, julio 03, 2014

Crítica: Cómo entrenar a tu dragón 2

Volando alto

Los personajes animados también pueden crecer. Es algo poco visto, poco usual, pero pasa. Y cuando eso se toma como parte integral del desarrollo de la historia, se puede, quizás, llegar a contar algo interesante.

Dean DeBlois retoma ese mundo que creó en la primera, y lo expande, haciendo crecer sus personajes, su mundo y su historia.

"Cómo entrenar a tu dragón 2" es una buena película y una buena segunda parte, al tomar lo mejor de la original y llevarlo más allá, respetando la esencia de sus personajes, lo que aprendieron, y llevándolos a su destino natural.

Visualmente, la película es una verdadera maravilla. Película para ver en 3D, si las hay, la animación permite dejarse llevar en el vuelo de los dragones, a través de mares, en batallas, en acrobacias aéreas de todo tipo. Algunas escenas parecen creadas por el puro deleite audiovisual, y sin embargo están también justificadas en la historia.

La historia es interesante, sabe qué hacer con los personajes, eleva la apuesta de la edición anterior y hace más grande y maravilloso el mundo donde existe Berk.

Asimismo, cuenta con corazón, con una emotividad genuina, que no se siente forzada en ningún momento.

Quizás la flaqueza mayor del relato sea el deus ex machina del final, que parece más un atajo que otra cosa.

Pero "Cómo entrenar a tu dragón 2" es gozo cinético, es aventura y color. Una película hecha para verse y disfrutarse en cine en 3D.


[**** *****]

Crítica: Al filo del mañana


Otro día para morir

No soy el primero en decirlo, ya lo dijo todo el mundo, pero es mi turno: "Al filo del mañana" es la mejor película de videojuego que se haya hecho. Lástima que no está basada en ninguno...

Nada remite más a los videojuegos que el "game over" seguido del nuevo comienzo, aplicando lo aprendido en la partida anterior. Cada pantalla debe ser aprendida y dominada hasta conocer cada movimiento de los malos y superarlos.

Así, con esa tónica eminentemente lúdica, Doug Liman arma una película que entretiene en todo momento, y nunca pierde la intensidad.

Parte del mérito, claro, es de Tom Cruise, que nunca conoció un papel al que no le dé un 110% de su ser, y en este caso, no es la excepción.

Cruise ha sabido jugar con la idea de que es un patán al comienzo de una película, para transformarse de a poco en el héroe en base a las circunstancias. En ese sentido, este arco no le es novedoso, pero lo bueno está dado por su entrega a perfeccionarse a través de la constante y repetida muerte del personaje.

Emily Blunt es quien lo acompaña, en un papel bien logrado y que no queda atrás en intensidad y mérito.

Algunos de los puntos flojos vienen por el lado del diseño. ¿Había necesidad que los villanos trajeran tanto a colación a las secuelas de Matrix? Además, la oscuridad (sumada a los obligatorios lentes 3D porque ningún cine trajo versión 2D), dificulta el disfrute de algunas de las escenas de acción.

Lo que sí está bien logrado es el manejo del tiempo. No sólo del dramático, sino del tiempo interno, con sus reinicios constantes, en los que se evita la sobreexplicación. El espectador tiene las herramientas necesarias para reconstruir lo que pasó, sin necesidad de repasar una y otra vez. En ese sentido, hay escenas que son ejemplo de la condensación, y permiten transmitir una enorme cantidad de información de forma inteligente y eficiente.

"Al filo del mañana" tiene algunas escenas de acción muy bien filmadas, y un ritmo bastante vertiginoso, una vez establecidas las reglas de juego. Los personajes son interesantes y la premisa, ridícula como es, logra atrapar.

El final presenta algunos problemas a la hora de atar cabos, pero su diseño es más complejo de lo que parecería, y le prometo, lector, que a pesar de lo que aparenta, tiene perfecto y total sentido, además de ser dramáticamente adecuado.

Con todo, otra sólida película en una bastante sólida temporada.

[***1/2 *****]

Quizás también te interese...

Related Posts with Thumbnails