jueves, abril 30, 2009

Crítica: X-men Origins: Wolverine

Garras desafiladas

Pareciera que en el mundo de adaptaciones de los comics al cine hay dos vertientes: una es la de los autores que tienen un profundo respeto por el material original (algunos hasta un cierto amor), que buscan hacer de su proyecto un homenaje al personaje, un trabajo que haga honor a la esencia del mismo, la mejor manera de contar su historia, de mostrarlo tal cual es. La otra es la de las películas hechas para capitalizar el momento, al cine de superhéroes le va bien, aprovechemos.

Si bien las del primer grupo no son todas buenas, las del segundo tienden a ser todas malas. Wolverine (vamos a decirle así, para obviarnos el nombre largo) está mucho más cerca de este último.

La película cuenta con un montón de problemas, entre ellos el de no ser clara con algunos detalles (como si uno necesitara el cómic al costado de referencia), y, más complicado aún, el de tener plot holes grandes como una casa, de esos que uno se pregunta cómo a alguien se le puede haber ocurrido dejarlos pasar.

La acción es buena, sin llegar a excelente, con algunos efectos muy buenos, y otros no tanto. Los personajes son chatitos, recortes de cartón con poses más que personalidades. Los diálogos, vacíos y predecibles.

En realidad es fácil notar un rejunte de clichés variados en el guión, que parece armado de partes de películas de acción genéricas, adaptadas al personaje, a veces bien, a veces no tanto

Visualmente correcta, pero chata, argumentalmente nula e incoherente, por momentos involuntariamente graciosa, lo único que trata de redimir la película es la acción medianamente entretenida.

No alcanza.

[** / *****]
.

domingo, abril 26, 2009

¿Por qué se actualiza poco 10 de noviembre?

Aquí estoy, tratando de encontrar una respuesta a la falta de actualización del blog.

Luego de discutir acaloradamente con un grupo de expertos en la materia, llegamos a la conclusión que las causas se pueden dividir en 2 tipos distintos: las causas externas y las causas internas.

Por el lado de las causas externas, quizás la más importante sea que no hay casi nada que llame la atención para ir a ver al cine. Sí, claro, están "Watchmen", "Gran Torino", "Monsters vs. Aliens", pero esas ya las vi, y aun si las fuera a ver otra vez, eso no ameritaría un nuevo post.

Es cierto que, como otras veces, podría hablar de TV, por ejemplo (hay algunas cosas para decir), pero si no se ha hecho, es por las otras causas..

Las causas internas vienen por dos lados. El primero es que mi trabajo me aburre, es un montón de no hacer nada, y, curiosamente, no hacer nada achancha. En serio se los digo. La inactividad de mi trabajo me sacó las ganas de hacer cualquier otro tipo de cosa.

La otra es un poco más "uplifting". Estoy más contento. Sí, así como lo oyen (leen), estoy más contento, más feliz que antes. En un fenómeno que se aprecia en más de un blog, la cantidad y calidad de los posts, son inversamente proporcionales a la felicidad de su autor.

Así que bueno, esperen un poquito a ver si se me pasa, ok? Jaja.


P.D.: mañana (aparentemente) vuelven "Los Informantes" a la T.V.!!! "Informe Descomunal" en T.V. Ciudad a las 22:30. No se lo pierdan.
P.D.2: gracias, Andrea, por la idea para este post.

sábado, abril 18, 2009

Crítica: Watchmen

Cuadro a cuadro

Watchmen es una película bastante particular. En todo su metraje transpira un aire de historieta, que la invade, la hace especial. Es su fortaleza, y también su debilidad.

La película de Zach Snyder cuenta con un poder visual muy grande, es extremadamente atractiva de ver, brillante, colorida, rica en densidad. Su reconstrucción de época en un pasado alternativo es, simplemente, fascinante. Por el otro lado, por momentos pareciera que la mitad de la película transcurre en cámara lenta, no por tiempos narrativos, sino porque, efectivamente, gran parte de la acción es en cámara lenta.

Este recurso es, claro, visualmente poético, pero también es contrario a la narrativa, es contrario al "suspension of disbelief", a la realidad de la imagen en pantalla. Asimismo, llegado un momento, uno se pregunta cuántos planos cenitales son demasiados.

Las actuaciones son, en general muy buenas, manejándose en el límte justo entre la realidad cinematográfica y el comic. Son, en definitiva quienes otorgan el peso dramático necesario, y la ligereza suficiente, para equilibrar entre los gadgets increíbles y los planos en cámara lenta.

En particular, Jackie Earle Haley en su papel de Rorschach, es el narrador de la historia, y quien sirve de conexión fundamental entre el espectador y lo que sucede en pantalla, se lleva los aplausos por una actuación (a cara mayormente tapada) impresionante.

La historia, las ideas, la complejidad de la realidad alternativa, son méritos innegables, probablemente consecuencia directa del material original, que, al ser de Alan Moore, no sorprende en su calidad.

Una mención especial se llevan los efectos especiales (muy buenos) y la música (excelente).

La película es extremadamente sólida en su primera mitad, y un poco menos para el final, en el que se va desdibujando de a poco y resulta un poco más extensa de lo ideal.

Quizás los mayores problemas de la película, sean, para los fanáticos de la novela gráfica, sus mayores aciertos. El hecho es que el excesivo apego al material original, termina anclando al film y no le permite una vida cinematográfica totalmente independiente.

Con sus aciertos y sus errores, Watchmen es una película muy interesante de ver, que entretiene y atrapa.

[*** / *****]


P.D.: no necesitaba ver todo el tiempo la humanidad del Dr. Manhattan. Maldito seas, Snyder, por dejar esa imagen en mi mente... :P

.
w.

En una palabra: ¡impresionante!

jueves, abril 16, 2009

Crítica: Monsters Vs. Aliens

Sin sorpresas

Monsters vs. Aliens es un típico producto DreamWorks. Como tal, comparte la media de virtudes y defectos de las películas de la compañía.


Por un lado, posee por lo menos un personaje secundario brillante, en este caso Bob, que es gracioso y, además, increíble de ver (su semitransparencia, sus burbujas, su ojo...). Uno de los personajes más divertidos del año, seguramente.


Tiene además, un ritmo vertiginoso, y una muy buena calidad visual, que la hacen un producto técnicamente de primera categoría, no hay dudas al respecto.


Por el otro lado, depende demasiado de gags flojos, de referencias a otras películas, de momentos que no funcionan del todo. Además, sus personajes tienden a ser muy simples, no hay un verdadero arco dramático interesante, y su historia parece, una vez más, secundaria al entretenimiento visual.


Entonces, lo que queda es un espectáculo muy disfrutable a los ojos, con el 3D que le agrega un plus importante, y que entretiene bastante.


Eso sí, no le pidan nada más que eso.


Es una opción válida para pasar un rato entretenido en el cine. Ni más, ni menos.

[*** / *****]

.


***.

domingo, abril 12, 2009

Crítica: Gran Torino

¿Testamento?

Han dicho quienes saben (o quienes afirman saber) que esta película marca el fin de Clint Eastwood, al menos al frente de la cámara. Así, "Gran Torino" pasaría a ser una especie de testamento del Eastwood actor, sus últimas palabras, su última voluntad expresada en celuloide.

No es difícil atribuirle a GT esa función. Se trata de una película que se encuentra dentro de lo mejor del actor/director, en cualquiera de esos dos roles.

Por una parte, el personaje de Walt Kowalski tiene algo de amalgama de otros personajes anteriores de Clint, quien carga sobre sus hombros el peso del relato. Hay un poco de Harry el sucio, y algo del hombre sin nombre de la trilogía de Leone.

Pero también hay mucho para rescatar de Eastwood director, aquí. Sabido es ya que se trata de uno de quienes con más éxito han sabido transitar ese pasaje de delante a detrás de las cámaras.

Se trata de una historia de amor de familia (no tradicionalmente entendida), de enseñanza y aprendizaje, de sacrificio, entrega y redención, contada en gestos mínimos, gruñidos, silencios, con gran habilidad.

"Gran Torino" pasa a ocupar un sitial de honor en la filmografía del director, junto con, por ejemplo, "Cartas desde Iwo Jima" y "Unforgiven". En películas tan distintas, ha logrado mostrar lo mejor de su oficio: la capacidad de crear un relato íntimo, atrapante, conmovedor, con personajes complejos que se manejan en zonas grises. Se trata sin dudas de una película poderosa, de esas que es difícil abandonar al salir de la sala.

Sin caer en simplismos ni en manipulación, se logra querer una vez más al viejo Clint, y se transforma a GT en un estupendo testamento y merecido homenaje al hombre, al mito.

Aunque, pensándolo bien, quizás quienes dicen saber se equivoquen. Quizás no sea éste el final. Ojalá quede Eastwood para rato.

[**** / *****]
.

domingo, abril 05, 2009

Sin palabras

Algunos de ustedes, seguidores de este humilde blog, se preguntarán qué pasa con la falta de actualizaciones.

Bueno, la verdad sea dicha, no es que no me haya pasado nada como para contar, sólo que no me siento particularmente inspirado para reflejarlo en este medio, por el momento.

Sí, así de simple. Writer's block o blogger's block en este caso.

Así que bueno, espero poder reencontrarme a mí mismo. Tal vez les cuente de "De Pie 2", "The Drama of the River Plate" o alguna otra cosa.

Hasta entonces, peace out. :P
.

Quizás también te interese...

Related Posts with Thumbnails