sábado, junio 27, 2009

Crítica: Música en espera

Música Clásica

"Música en espera" adapta la fórmula de la comedia romántica americana, al cine argentino. En vez de seguir las líneas más dramáticas de las comedias románticas del otro lado del río, o de dejarse llevar por los insufribles trazos costumbristas, la idea del director parece ser la de abrazar lo que este tipo de comedias tiene para ofrecer.

La historia, entonces, es predecible y no se aparta en lo absoluto de las fórmulas que uno esperaría encontrar, por lo que el éxito o fracaso de la misma, se encuentra en sus protagonistas, y en la habilidad del director para mantener nuestro interés.

Para empezar por el final, se puede decir que la película está bien filmada, el humor está bien manejado, y los ritmos saben aprovechar el momento (muchas películas de por estos lares, sufren de mal aprovechamiento de timing cómico). La banda sonora, la edición, y una estética absolutamente profesional, le dan un aspecto acabado y sólido.

La pareja protagonista hace un muy buen trabajo. Peretti en un papel de esos que le calzan justos, el de un tipo común tratando de salir adelante. Oreiro interpreta un personaje distinto a lo habitual, ya que es, en esta historia, el personaje serio. El humor, en su caso, proviene de lo que al personaje le toca decir más que del gag o el humor físico. Aleandro juega y se burla de un tic (el de la emigrante que se va a España, y en pocos años ya vuelve con todas las expresiones extranjeras), y lo hace con naturalidad.

La mejor escena probablemente sea una en la que los protagonistas intentan el rescate de una central telefónica, y en la que Peretti y Oreiro demuestran una excelente química y parecen divertirse enormemente.

El resultado es una película graciosa, simpática, fresca (a pesar de la fórmula nada sorprendente), con unos protagonistas que manejan muy bien sus papeles, y unos secundarios que funcionan perfectamente.

A nadie le va a cambiar el mundo, pero es una muy linda opción para ir a ver en pareja y pasarla bien.

[*** / *****]

sábado, junio 20, 2009

Oldies...

Esta noche (en realidad no "esta" noche, porque estoy escribiendo a las 4 a.m., y podría decirse que "esta" noche es la que estoy viviendo en estos momentos, pero ta, se entiende que estoy hablando de este sábado, o sea de hoy de noche) voy a ir a la fiesta de Días de Gloria, como ya es tradición, a bailar un poco de oldies, de música de esa de la que no puedo tener nostalgia porque, en su gran mayoría, me precede en el tiempo.

Si, yo sé que es un poco raro, pero, la verdad, vengo de bailar, y entre "Hold the Line" y "Soy tu gatita", me quedo con la primera opción... cada uno sabrá.

En realidad estoy llenando un poco de espacio, y actualizando, como para que no se quejen de la inactividad, pero entrada postan posta, todavía no tengo. Tengo ahí una idea, que, si la hago bien, podría dar como para tres entradas interesantes (por lo menos para mí). Pero de acá a que pase...

Bueno, nada, siguiendo con el tema de la música vieja, dejo un video. La canción la elegí a propósito, aviso, y seguramente haya quien pueda entender por qué... o no, pero bueno, igual me gusta, así que, de última...

sábado, junio 13, 2009

Crítica: Star Trek

Toma dos... ¡acción!

No quería tener que decir esto, pero me veo obligado: J.J. Abrams hace trampa. Si, así como sus personajes principales en la película, el director de esta nueva "Star Trek", se las ingenia para ganarle al sistema.

El problema aquí era iniciar una nueva saga, utilizar los personajes originales, pero respetar el canon establecido, porque todos sabemos cómo son de protectores los trekkies (o trekkers) del canon establecido...

Entonces, Abrams hace trampa, porque relanza la historia de "Star Trek", pero reconoce que lo que pasó, pasó, y es canon, y no va a cambiar. El mismo McGuffin de la película, es a su vez la explicación de esta nueva realidad.

Pero, ¿qué tan exitoso es en esta empresa? Tremendamente. J.J. hace con material ajeno* lo que Lucas no pudo hacer con el suyo propio hace 10 años: relanzarlo, capturar la magia del producto, la emoción y el sentido de diversión, evitando casi por completo las contradicciones y haciendo felices a fans y no fans por igual.

Porque la nueva "Star Trek" es tremendamente accesible para los no iniciados, que pueden descubrir los personajes en sus comienzos, y también es una vuelta a lo mejor para los que sí saben de qué se trata. Llena de guiños, pero sobre todo, de la idiosincracia de los personajes, esta nueva entrega eleva las apuestas, con un diseño de producción moderno, con efectos de primera categoría, y un evidente sentido lúdico.

"Star Trek" es una película muy atractiva visualmente, que captura la imaginación del espectador, con un ritmo intenso, mucho humor, y personajes que prometen mucho para posibles entregas sucesivas.

Los actores hacen un sólido trabajo. Chris Pine acierta en no tratar de imitar a Shatner (lo que sería casi imposible, sin caer en la parodia), pero capturar la esencia de Kirk; Quinto es un excelente Spock, y el resto del elenco, con especial mención a Simon Pegg y Karl Urban, juega entre el humor y la acción, con comodidad.

Quizás el defecto mayor de la película, sea el de querer abarcar mucho (pasan muchas cosas, algunas de las cuales merecerían un poco más de tiempo), pero el pulso de su director, no permite que la atención decaiga.

En definitiva, estamos ante un film absolutamente disfrutable, de esos que están hechos para ser vistos en pantalla gigante, y que dejan al espectador con ganas de más aventuras del U.S.S. Enterprise.

¿Qué más se podía pedir?

[***1/2 / *****]


*"Star Trek" es idea de Gene Rodenberry

sábado, junio 06, 2009

Crítica: Up

El Espíritu Aventurero

"Up" es un poco de aire fresco en un género de películas que venía tristemente dejado de lado, el de las películas de aventuras. Claro, obviamente tenía que haber algo distinto, en este caso, dos héroes improbables: un viejo y un niño regordete.

Los primeros 10 minutos de "Up" son un testamento a la capacidad de los realizadores, de generar empatía. Nos cuentan una historia de vida, de amor, condensada en pequeños momentos, y al final, nos dejan conmovidos. Simplemente, la magia del cine.

Esa habilidad permea todo el metraje de la película, que es puro corazón. "Así son las aventuras que valen la pena", parece ser lo que nos dice Pete Docter, el director, "aventuras en las que los personajes nos importan y nos son queridos".

Con esa premisa en mente, "Up" nos lleva a lugares absolutamente inesperados. Empezamos, como se ve desde los posters, con una road movie dentro de una casa (algo bastante original), pero ese es sólo el comienzo.

La película cuenta, además, con un grupo genial de personajes secundarios, en el que se destaca particularmente Dug, uno de los personajes secundarios más queribles de los últimos años.

Una historia de amor (Ellie está siempre presente) y amistad, con pesonajes entrañables, llena de aventuras y peligros. Resulta difícil no enamorarse de "Up".

Para quienes quieran recuperar el espíritu de la aventura, conmoverse, reírse, dejarse llevar.

[**** / *****]

P.D.: verla en 3-D no es necesario, pero agrega algo interesante a la película. Se recomienda a los interesados en verla, ir a una de las salas que ofrecen esa posibilidad.

Quizás también te interese...

Related Posts with Thumbnails