Sobre la guerra

Estaba leyendo la página del diario Crítica de la Argentina, que dirige Jorge Lanata. Lo hago habitualmente, porque siempre resulta interesante saber qué pasa del otro lado del charco, y es un diario "interesante".

Sobre la derecha, había colocada una encuesta, que preguntaba a los lectores sobre su impresión acerca de los motivos del ataque israelí a la franja de Gaza. Dentro de las opciones estaban "motivos religiosos", "motivos económicos" y "motivos políticos", entre otros.

Mi primera reacción al ver que la opción "motivos económicos" iba ganando con comodidad, fue la de pensar que la gente es un poco cínica, por optar antes por esos, que por los religiosos (cabe aclarar que la explicación que da el Estado de Israel tiene que ver con temas de seguridad, pero ya hablaré sobre eso). En una segunda inspección, tuve que concluir que no es más cínica esa opción que la otra.

De hecho, es todo lo contrario. ¿Puede haber algo más bajo que matar gente en nombre de un dios? Los motivos económicos y los políticos, por lo menos hablan de algo real, de poder, de control, lo otro es, necesariamente, ficción. La guerra santa es una guerra en nombre de la ficción, de algo irreal, de la nada. En el mundo de la fe, donde las creencias de la mayoría son inevitablemente falsas (es una realidad absolutamente innegable), asesinar a alguien por creer algo distinto, es el colmo del cinismo.

No me interesa hacer de este post una apología del agnosticismo, más que para decir que no recuerdo a nadie que haya matado en nombre del mismo, y que sé si muchas religiones se pueden dar el lujo de decir semejante cosa.

Quitarle la vida a otra(s) persona(s) es sólo justificable cuando la vida de uno (o de otros inocentes) corre un peligro inminente (lo que llamamos "legítima defensa"). Todo lo demás es, por definición, ilegítimo.

Cuando algunos musulmanes se inmolan en nombre de su dios, cuando un Estado que reclama el respeto de la comunidad internacional, usa la lógica de Bush del "ataque preventivo" para justificar el bombardeo de escuelas y la muerte de niños inocentes (y otros cientos de muertos), uno se da cuenta que la humanidad no está tan lejos de su pasado en las cavernas, que aún no sabe resolver sus controversias en forma pacífica, y ni que hablar de ser capaz de mirarse a sí misma como una sola.

A veces siento que da vergüenza el ser humano.



Comentarios

Peter Parker dijo…
Imaginate que yo llegue hasta tu casa y te ordene a irte porque "mi Dios" me dijo que me correspondía a mí vivir ahí... ¿Qué hacés?

Esta guerra es de nunca acabar y continuará mientras quede por lo menos uno de cada bando.

Una vez leí un graffiti que decía así:

"Pelear por la Paz es como Coger por la Virginidad"
Martín dijo…
Es triste, pero cierto. Totalmente irracional...
El graffiti es genial.
joker23 dijo…
Estoy de acuerdo con eso de que quien mata en nombre de una religion cae en algo lamentable, pero entiendo hace algun tiempo, que el término RELIGIÓN está muy relacionado con el término ECONOMIA o NEGOCIO.

Me parece lamentable lo uqe hace Israel, y lo que viene haciendo...
Skyline dijo…
pucha se me borro el comentario
resumo
Yo no puedo entender la guerra en nombre de Dios, porque no creo en él, y aunque lo intente no puedo ponerme en el lugar de un creyente, lo mire por donde lo mire me parece injustificable.

De cualquier modo creo que es verdad que mientras quede uno en cada bando el problema va a seguir, y más aún cuando uno de los dos sea el niño mimado de EEUU y su punto estrategico en Medio Oriente.
Anónimo dijo…
"En el mundo de la fe, donde las creencias de la mayoría son inevitablemente falsas (es una realidad absolutamente innegable)" Innegable por quien? por vos? Con ese criterio es innegable que existe Dios, porque nadie me ha podido demostrar lo contrario. Saludos.
Martín dijo…
Joker: sí, está todo mezclado. Mi punto es que son todas excusas igual de lamentables.
Israel viene cada vez peor...

Vero: yo tampoco le veo una salida a esto, la verdad.

Anónimo: reafirmo lo dicho... es una realidad innegable. Si las creencias de un grupo son verdaderas, la de la mayoría del mundo son falsas. O sea que, por definición, las creencias de la mayoría son falsas.

Lo de la existencia de dios es debatible, como todo. Así como yo no puedo probar que no existe (más allá que pienso que es lo más probable) nadie puede probarme que sí...
joker23 dijo…
Habia un comentario anonimo que fue borrado...podriamos discutir sobre el tema?....(broma)

ayer se realizó una marcha contra la ofensiva Israeli con un cartel de "Israel genocida".

Otra cosa que queria decir; a mi me parece que lo de Israel es contradictorio, pues por parte del judaismo, hay un reclamo y un constante recuerdo al holocausto, pero por otro lado, ellos están haciendo algo muy parecido.
Parece que los genocidios SOLO son importantes y todo el mundo se pasa hablando de ellos cuando están bancados con la plata de su propio capital. Solo hay que mirar cuanto se habla del holocausto judio, y como nadie habla casi nunca del genocidio Armenio.

saludos!
Martín dijo…
Joker: todo se discute, no hay problema (en un marco de respeto)... ;)

Creo que lo de "Israel genocida", si bien cierto, no deja de ser una simplificación. No creo en la inocencia de la gente de Hamas. Lo que no quiere decir que acepte el ataque a población civil, se entiende.

Lo del holocausto lo veo como un tema de relaciones públicas. Uno es más publicitado que el otro, es cierto. Claro, si te matan millones de personas, tenés el derecho del mundo a gritarlo a los cuatro vientos, o sea, no creo que esté mal hablar del holocausto, sí que no está bueno no hablar del genocidio armenio, se entiende?
Peter Parker dijo…
Al Holocausto Armenio le hace falta un buen asesor de marketing.

Como pregona Enrique Santos Discépolo en su famoso tango Cambalache: "...El que no llora no mama..."
joker23 dijo…
estoy de acuerdo con eso del marcketing...sigo sosteniendo que el Holocausto (judio) es una campaña casi "morbosa" de lo que pasó...para que todos hablen de eso...mientras ellos hacen lo mismo...

saludos!

Entradas populares