Crítica: Quantum of Solace

The Bond Identity

"Quantum of Solace" es secuela directa de "Casino Royale" (algo nuevo en la saga) y sigue al Bond de Daniel Craig en su evolución, minutos después de donde termina aquélla.

Se trata de una película sólida, de ritmo vertiginoso, con buenas persecuciones, personajes interesantes (en su mayoría) y que nunca se siente demasiado extensa (de hecho es la más breve de la serie).

El argumento no es tan difícil de seguir, ni más inverosímil que otros anteriores. Además, hace un interesante aprovechamiento de la idea de un Bond contra el mundo, aunque respaldado por M (la gran Judi Dench).

La película tiene dos problemas principales. El primero es contar con un director (Marc Forster) que no tiene mucha idea de cómo filmar escenas de acción. Durante las innumerables persecuciones es fácil perderse, es difícil saber quién es quien, y uno puede llegar a frustrarse por el exceso de primeros planos, y la innecesariedad de otros planos (la combinación de la persecución con una carrera de caballos es una decisión realmente tonta).

El segundo problema es el tono del personaje. Sí, se buscó reinventar a Bond para un público moderno, al mismo tiempo volviendo a las raíces del personaje de Ian Fleming. Pero Bond necesita otro carisma, otro sentido del humor, otro charm.

Daniel Craig hace bien el personaje, pero, como hemos dicho, un Bond sin humor es como cualquier otro personaje de acción. Una vez más, estamos más cerca de Bourne.

Pero no crean, lectores, en eso que se dice que Bond está más humano que antes. Bond siempre tuvo emociones, y llegó a enamorarse un par de veces (ver "On her Majesty's Secret Service" o "Tomorrow Never Dies"). En aquellas películas, su motivación también estaba en el límite entre la venganza y el deber.

Como decíamos, la película hace un buen uso de un universo Bond extendido, retoma personajes de la película anterior (Felix Leiter, Mathis...) y agrega nuevos villanos en una nueva red (Quantum, que viene a ser una nueva versión de SPECTRE), lo que promete la posibilidad de seguir explorando ese mundo.

En definitiva, más allá de esas dos cuestiones a las que hacía referencia, QoS es una película muy sólida, entretenida y disfrutable.

[*** / *****]


*Imperdible el homenaje a "Goldfinger", uno de los momentos más interesantes.

Comentarios

andal13 dijo…
Te decía en el comentario de tu post anterior que Quantum of Solace me gustó (aunque tal vez no tanto como Casino Royale).

Yo veo en Craigh un Bond más humano, pero no sólo porque se enamora y sufre y busca venganza; tal vez se deba a que es mejor actor, y no aparece tan acartonado como los otros Bonds.
Algo que me pareció logrado en la película fue el villano interpretado por Amalric; el hecho de que parezca "un tipo cualquiera" lo hace, a mi entender, más escalofriante.
Martín dijo…
Coincido con que es casi tan buena como Casino Royale. Si la acción estuviese mejor dirigida, podría ser igual de buena.

Dudo que Daniel Craig sea mejor actor que Pierce Brosnan, y mucho más que sea mejor actor que Sir Sean Connery... :P

Almaric es muy bueno. Y será muy normalito, pero esos ojos eran creepy!
andal13 dijo…
¡Ya veo que nos vamos a pelear por Daniel Craigh!!! ;-)
Cuando salió a la luz pública que Craigh era el nuevo Bond, me pareció un horror; después de Casino Royale, pasé a ser una conversa!!!
Sí, es cierto que Amalric tiene un brillito psicótico en la mirada (bueno, en realidad, Greene) pero no es aquel villano "monstruoso" de otras películas.
FeR dijo…
Sin duda es una pelicula que voy a esperar a ver cuando salga en dvd.
Igual todavia me falta la enterior.
Besos :)
Peter Parker dijo…
Muy buena crítica como siempre.

Pierce Brosnan me encantó como James Bond, porque (entre otros detalles) sabía manejar el fino y ácido humor Bond, cosa que no le permiten hacer a Daniel.

Las persecuciones están bastante entreveradas y como cada 5 mins. de película hay una, la cosa queda bastante desprolija.

P.D.: Andrea ¿fuiste al cine con babero?
andal13 dijo…
¡Ay, Peter, me descubriste!!! Sí, la del babero era yo... ;-)

Entradas populares