miércoles, julio 30, 2008

Trailer Harry Potter and the Half Blood Prince

Recién salidito del horno. Pronto para que les corra un escalofrío por la espalda.

Les dejo la versión youtube, pero si van a harrypotter.com, los va a mandar a una página con las versiones en quicktime, que tienen una resolución espectacular, digna de ser vista.

Disfruten.

martes, julio 29, 2008

El regreso

Aquí estoy. Mi post número 400, llegando de Buenos Aires, sin saber muy bien de qué escribir, así que voy a empezar con unas observaciones de mi viaje...

Primero voy a agradecer a todos los que mandaron ideas con actividades y lugares para visitar. No hice mucho, más bien caminé.

Tuve oportunidad de visitar Starbucks. Uruguay necesita uno ya!!!


Obviamente también fui a patinar sobre hielo, y me convencí que si tuviera unos 15 años menos, festejaría mi cumpleaños en la pista... No me llevé medias de repuesto, y después tuve que andar con los championes sin medias, hasta que conseguí sacar un par de la valija, porque las otras quedaron empapadas, jeje.

No compré nada, sólo alfajores Jorgito y un libro. No traje regalos (como me definio un amigo: "ratatouille"), y casi no saqué fotos, para no andar con cara de turista (o sea, con cara de "asáltenme") por la calle.

El viernes en la mañana, ni bien mi transporte salió de la terminal del puerto (a propósito, se ve que a López Mena le vinieron bien los cortes, porque la terminal nueva en Buenos Aires es una preciosidad) le tomó menos de un minuto cometer su primera infracción de tránsito.

De hecho, el caos de la ciudad me chocó un poco. El viernes yo estaba un poco nervioso, y la seguidilla de gente puteándose en la calle, los bocinazos, etc., me resultaron como una especie de shock cultural. O sea, acá pasa, pero allá parece deporte nacional.

Aprendí, entre otras cosas, que los porteños piensan que hablamos igual que ellos, cuando no es así. Es más fácil para nosotros identificar a uno de ellos que lo contrario, aparentemente.

Me mata que allá el Speed sea obscenamente más barato. También son más baratos (aunque no tanto como el speed) los libros, CDs y DVDs.

Para pedir un cuarto de libra "sólo queso" hay que pedirlo "sin condimentos", y las pajitas (o "sorbitos", ese eufemismo que se utiliza para no asociar la ingesta de bebidas no alcohólicas con otro tipo de actividades) no te las dan con el pedido, tenés que ir vos, como un gil, a sacarlas de un dispensador que está en otro lado... seriously, wtf?

En Florida hay una nueva venta callejera. Te venden fotos carnet. Enserio. Me llamó la atención. No se me ocurre una explicación lógica para ello.

La verdad es que está bueno Buenos Aires (tenía razón Macri). Realmente la pasé muy bien, y espero poder volver en algún momento.


P.D.: con motivo de este post núm 400, aprovecho para agradecerles a todos mis lectores, y sobre todo a los que comentan, que son los que me dan ánimos para seguir poniendo boludeces acá. Gracias, muchachos, enserio.

domingo, julio 27, 2008

Cerca de volver...

Acá estoy, sentado frente a una PC del hotel, tratando de no usar ciertos caracteres (entre ellos los signos de interrogación) porque no los puedo encontrar en este teclado.

Words cannot express the true nature of this weekend, that is actually not over, and yet it feels like it is...

Si mis palabras no tienen sentido, es porque estoy cansadísimo, con la cabeza que me da vueltas a mil por hora, desorientado, y en un mix de sensaciones contradictorias.

Que no se entienda mal, la pasé bien hasta ahora, con momentos de MBS, como dirían en el colegio. Pero todo ha sido un poco extremo y extraño, desde el momento mismo que pisé BA.

Y aquí estoy. Sin saber muy bien qué decir...

Mañana voy a estar en casa. Tiempo y perspectiva, pero sobre todo descanso... things I desperately need.

Nos leemos pronto.

jueves, julio 24, 2008

Rejunte, con un pie en el barco...

Estoy un poco en falta con los lectores. Mi mente viene un poco monotemática, y eso me complica a la hora de postear en el blog, porque no es mi intención aburrir a los lectores (que lo haga habitualmente no quiere decir que sea mi intención).

No sé qué le pasa al messenger de la laptop, pero no anda. Se rebeló, I guess, y tengo que usar el de la web, o el "windows messenger", que no me deja ni poner una imagen personal. El de la PC anda bien, though. Me molesta sobremanera no entender lo que pasa con la tecnología.

A esta altura ya todos leyeron que The Dark Knight rompió casi todos los records de recaudación en USA. La verdad es impresionante la plata que están haciendo, y la película se lo merece. Vayan a verla, pero no dejen de ver Wall·E, también.

Estuve por comentarlo hace unos días y se me pasó. Me pareció lamentable que cierto diario sacara durante un par de días de la semana pasada, titulares alarmistas sobre la ley que ampara la adopción por parejas del mismo sexo, buscando generar algún tipo de reacción dramática de oposición en la gente.

Movistar anunció también que va a traer el Iphone, mientras Claro todavía no tiene fecha de lanzamiento por acá (ni que hablar de precios y cosas de ese estilo...). Más allá de las demoras, por lo menos está la intención. Ahora vamos a ver si la gente de Ancel se pone las pilas (difícil, lo sé, pero soñar no cuesta nada).

Extraño el pseudo-verano que tuvimos la semana pasada. Maldito invierno!!!

Lo del veranillo vendría genial, porque vivo una etapa de "vacaciones", lo que quiere decir que corté con mi trabajo anterior, y estoy en proceso de stand by hasta que arranque el otro. En realidad tengo cosas para hacer mientras tanto (tengo que ir a clases de la maestría, tengo trabajos particulares para hacer, y además arranca el segundo semestre en facultad, así que habrá que ir a dar clases).

Pero el punto es que estoy como liberado, y eso está bueno. Un poco de relax no viene mal. Claro que no es que esté relajado ahora. El viaje me tiene ansioso mal. Btw, creo que debería ponerme a hacer la valija...

El lunes estoy de regreso, y en la mañana tengo clases, y después de tarde tengo un cliente. Trataré de subir algo ni bien recupere las fuerzas... jeje.

Buen fin de semana.

lunes, julio 21, 2008

Imagine me and you...

Hay tres razones por las cuales pongo este video hoy en el blog.

La primera: la canción me gusta. O sea, no es la cosa más maravillosa de la tierra, pero está buena, es un oldie con onda.

La segunda: porque el video (que no es el original, sino hecho por un fan o algo) me parece que está muy bueno, aprovecha lo gráfica que es la letra, y la hace más divertida.

La tercera razón, la explico después del video, así lo miran primero, ok? Sin trampa...





Ahora sí? Bueno, la tercera razón es que hay alguien que, si lo vio, se podrá estar preguntando (espero que se esté preguntando) "¿Será para mí?". Sí, es para vos.

sábado, julio 19, 2008

The other side of the glass

Nota: esto lo escribí hace unos meses ya. Su contenido es claramente metafórico. "¿Metáfora de que?", alguien podría preguntarse. Bueno, por un lado no estoy seguro. No recuerdo exactamente en qué estaba pensando mientras armaba el texto en la ducha (curioso que recuerde ESE detalle). Tengo ciertas ideas sobre qué puede ser, pero, la verdad, prefiero quedármelas para mí. Lo importante, en definitiva, es que cada uno lo vea como quiera.

Te miro. Atractiva, atrapante, cautivadora, subyugante.

Llena de gracia te movés como flotando, sin peso, irreal pero auténtica.

Y me llamás.

No puedo no ponerme de pie. No puedo no acercarme a ti y extender mis manos que buscan acariciarte.

Pero mis manos chocan contra donde sólo parecía haber aire… hay un muro de cristal que se interpone entre vos y yo.

Busco desesperada y concienzudamente una grieta, una falla, y no la encuentro.

Vos no desistís. Me llamás aún con más ímpetu, como si aquello que me detiene no estuviese allí, como si ignorases por qué simplemente no atravieso la pared transparente.

Y ya no sé qué hacer. Mis esfuerzos son en vano, y trato de abrirme camino, pero mis ojos se llenan de lágrimas de impotencia, y mis puños de lágrimas de sangre.

Decido parar, ¿qué sentido tiene todo esto? Pero vos no lo entendés, seguís bailando y ahora también cantando, y cada nota de tu voz me arrulla y baña de esperanza, como una inyección de vida, que se extingue cada vez más pronto, pero que se renueva una y otra vez, a medida que me llamás, que decís mi nombre al viento.

Y ya me empieza a doler el tiempo. El pasado me muerde los talones y el presente se le une constantemente, segundo por segundo, volviéndose cada vez más punzante y dañino.

Y los veo, a aquellos que están contigo, quienes entran, vaya uno a saber por dónde, pero entran. Se ven felices, ¿cómo no estarlo si están contigo? Y su felicidad por tenerte no es un aliciente, sino una burla.

Y vos no dejás de decirme que es a mí a quien querés, pero yo soy el que no puede pasar.

Entonces entiendo mi situación, veo mi futuro: como Aquiles y Paris, como Semiramis y Dido, sin esperanza ya de reposo, ni de que la pena aminore.

Pero, ¿por qué a mí esta condena? No entiendo las razones del castigo divino, y supongo que eso me vuelve aún más patético que todos ellos.

Mientras tanto mi mente se debate entre este entendimiento y la resistencia a perder la esperanza. Pero sé que es sólo un momento, que me voy a quebrar y que ya no va a importar, que se va a volver un acto mecánico, vacío y sin sentido.

Que vos vas a permanecer de tu lado, y yo del mío.

jueves, julio 17, 2008

Crítica: The Dark Knight

Nerdgasm!

The Dark Knight llegó, por fin, y es todo lo que esperábamos.

Nolan nos presenta esta nueva historia de Batman, que continúa con el universo presentado en la película anterior, pero cambia de ritmo totalmente. Donde en aquella había quietud y meditación, en esta hay vértigo.

Porque TDK arranca bien arriba y no cae. Cada vez que el espectador piensa que ya pasó lo que tenía que pasar, algo nuevo ocurre. La película se maneja, entonces, en una especie de clímax constante.

Desde el comienzo se trata de El Guasón. Ok, sí, es altamente predecible lo que voy a decir, y parece que me subiera al caballo de todos, pero lo de Heath Ledger es impresionante, se mete completamente adentro del papel, se vuelve absolutamente irreconocible. El Guasón de Ledger es la vara con la que se van a medir todas las reinterpretaciones del personaje.

La capacidad del actor de crear a este sujeto totalmente psicópata, la representación del caos, es abrumadora. Crédito a Nolan por escribir las líneas, por darle al Guasón ese carácter absolutamente inestable e impredecible.

No me gusta demasiado comparar una película al material original del que se deriva, pero se nota que el director entiende la verdad de la relación entre Batman y el Guasón. Es más, quizás hasta cometa el error de sobreexplicarla, porque todo aquello que los fans del hombre murciélago sabían que existía, está ahí.

La película no decae nunca. Cansa un poco, porque, como dijimos, cuando parece que va a aflojar, algo nuevo pasa. Pero en general logra atrapar constantemente.

Las actuaciones son todas muy buenas (sigo sin amar la voz de "Batman" de Christian Bale, pero bueno...), Aaron Eckhart hace un muy buen trabajo como Harvey Dent, que es quizás hasta utilizado un poco menos de lo que debiera (uno de los mínimos desaciertos de la historia), Gary Oldman es perfecto como Gordon, Maggie Gylenhaal hace que uno quisiera que fuese ella la original Rachel Dawes, y Michael Caine y Morgan Freeman siguen siendo quienes son.

Debe destacarse esta vez la fotografía, que es notoriamente mejor que en la primera (sin llegar a la belleza de los films de Burton), con un tono mucho menos amarillento, más azulado y frío que en la anterior.

La banda sonora funciona bien, sin ser memorable, y los efectos visuales son realmente muy buenos.

Está claro por qué se eligió "The Dark Knight" como título de la película. No es sólo un homenaje a una de las mejores historias en comics ("TDK Returns" de Frank Miller), sino que hay todo un trasfondo muy interesante, que lo van a descubrir cuando la vean.

En definitiva, se trata de una excelente película, que desbanca a X2 del primer lugar en adaptaciones de héroes del cómic.

Absolutamente imperdible.

[****1/2 / *****]

Nota: gracias a Peter Parker, Arlequín y Hiedra Venenosa por la invitación al preestreno. Thanks a lot guys!

lunes, julio 14, 2008

Crítica: Get Smart

Todo vuelve…

Hagamos una cosa, hablemos de Get Smart como una película en sí misma, obviemos lo que existió antes de ella, y recordémoslo sólo cuando ella lo hace.

Se trata acá de una comedia bastante efectiva, con momentos auténticamente graciosos, en la que Steve Carrell interpreta un papel complejo, porque Maxwell Smart es terriblemente torpe, pero no es nunca un tonto.

Y lograr ese equilibrio es un mérito de Carrell, que además logra una buena química con su coprotagonista.

Igual está claro que el otro que se destaca acá es Alan Arkin en el papel del jefe.

Los éxitos de la película pasan, entonces, por la comedia física, la simpatía de Carrell y Arkin y (ahora sí) las referencias a la serie original para los nostalgiosos.

Pero bueno, la cuestión no está exenta de ciertos problemas. Uno de ellos es la ausencia de verosimilitud. Todo es demasiado sencillo, libre de consecuencias, y eso hace que pierda intensidad. Las escenas de acción, entonces, podrán ser espectaculares, pero no atrapan todo lo que debieran.

Además, un par de momentos en los que los personajes recuerdan lo vivido a modo “flashback” son bastante torpes, y demuestran una cierta incapacidad de su director, que siente que tiene que sobreexplicar. No queda claro si está siendo condescendiente o inepto.

A pesar de estas objeciones, la película se disfruta, tiene un buen ritmo y es una buena opción para reírse con y de sus personajes.

Una mención especial tiene que llevarse el personaje del presidente. Comedia NADA sutil, que sorprende por su falta total de vergüenza.

Si usted no es un purista obsesionado con la serie original, probablemente la disfrute tanto como yo.


[*** / *****]

miércoles, julio 09, 2008

Solicitamos su colaboración

Aparentemente, si dios quiere, como diría Susana, a fin de mes voy a visitar Buenos Aires, tal como lo hice el año pasado. Bah, no exactamente como el año pasado, porque esta vez, en un acto de independencia sin precedentes, voy solo.

La idea es irme el viernes 25 en la madrugada, y volver el domingo de noche, y aprovechar el tiempo en la medida de lo posible, haciendo todo lo que se pueda.

Quienes me conozcan un poco podrían pensar que es una locura, porque para mí caminar es un suplicio, pero quienes me conocen más, saben que cuando tengo que hacer turismo, es la única circunstancia en la que caminar me resulta una actividad gratificante.

Otro dato importante sobre mí, es que me gusta la organización y la planificación (cuando fuimos a Orlando cuando tenía 16, era yo el que tenía la agenda de lugares para visitar, el que andaba con los mapas, the one "calling the shots").

Así que, voy a tener que planificar con tiempo la eventual agenda de actividades, más aún ahora, que no hay quien cuestione mis decisiones, y voy a poder actuar libremente (no que tuviera muchos problemas antes, la verdad).

Cosas que están dentro de los planes: TDK en el imax, patinar sobre hielo (sí, me gusta... y qué?), milanesas en La Farola, y entrar a cuanta librería se me cruce en el camino (salvo las de El Ateneo, que entraré a una o dos, porque se repiten tanto que no vale la pena).

El año pasado lancé un pedido de colaboración con ideas. En ese momento tuve sólo una respuesta... (gracias Florence).

Pero bueno, como dice Mirtha: "el público se renueva", además ahora tengo más lectores (o más comentadores, por lo menos). Así que planteo nuevamente el pedido: el que tenga ideas de cosas para hacer en Buenos Aires, que lo diga! (ideas que no impliquen mucho gasto de dinero, btw).

Y no, ir de compras no es una opción. Soy hombre: no compro ropa. Los DVDs son más baratos que acá, pero no más baratos que en Amazon, y los libros, si bien más baratos no son muy distintos a los de acá (que los puedo comprar con financiación o cargar a la tarjeta de mis padres), y los que son, en general también los consigo por Amazon.

Desde ya, muchas gracias.

domingo, julio 06, 2008

The unknown

From elation to fear in a matter of seconds, that's what it's been like.

Somehow, success seems to be as scary as failure. I probably shouldn't find this surprising, though... in my history success is something new, something unknown.

I reckon part of the fear comes from the feeling that it all may all come crashing down, that even now I'm just one misstep away from failing again.

The other part comes from not knowing what will happen if it all works out fine.

I should have learned by now that I cannot expect to predict the outcome of things, that what has to happen will happen, that I can only hope to make the right choices by not betraying myself and praying that the sunlight will appear at the end of the tunnel (it will if it has to, I guess).

I realize this moment in my life is all about finding myself, trying to be the person I want to be.

I'm almost there, a few steps away from the rest of my life...

And it scares me to death.

sábado, julio 05, 2008

Crítica: Kung Fu Panda

Salud, pueblo oriental

A ver, Kung Fu Panda demuestra algo que ya sabíamos, pero que vale la pena recordar: por más que una historia sea repetida y siga una fórmula ya harto conocida, lo importante es la ejecución.

Porque la historia de Po no es particularmente novedosa. Parecería a veces que la gran mayoría de las animaciones pensadas para chicos vienen con la idea de descubrirse a uno mismo, de creer en uno mismo, y de que el cielo es el límite.

En cierta forma es, por ejemplo, una de las ideas detrás de Ratatouille.

Aquí lo que se logra, en muy buena forma, es darle a la película un tono de película de Kung Fu. Porque no se trata de cualquier cosa, la gente de Dreamworks se inspiró claramente en películas con actores reales para esto, y lo que hicieron fue llevar lo bueno de aquellas al mundo de la animación por computadora.

Lo que se logró es algo con una gran belleza en el terreno visual, y una muy buena dinámica, que realmente se disfruta.

La historia, como dijimos, es repetida y previsible, pero eso no molesta, porque las actuaciones son geniales, el humor es muy bueno, apoyado por el gag de la comedia física y los diálogos dinámicos, pero libres de los vicios de otras producciones de Dreamworks, que resultan a veces demasiado llenos de cultura pop, o demasiado autoconscientes.

Los mayores problemas de la película vienen en el segundo acto, que es un poco breve, en el que falta un poco de transición. Lo que más se echa en falta es el lucimiento de los actores secundarios. Se tiene a Seth Rogen, David Cross, Angelina Jolie y Jackie Chan... todos casi nominales.

El que sí tiene tiempo de brillar (además de Jack Black, obvio) es Dustin Hoffman, que está impresionante.

Una comedia liviana, pero súper disfrutable, que homenajea con calidad a las películas de Kung Fu, muy bien animada, con buena música y algunos personajes realmente memorables.

Absolutamente recomendable.

[***1/2 / *****]

jueves, julio 03, 2008

¿Es muy bella mi bandera, mi bandera?

Estoy en un proceso de trámites interminables con el Estado (valga la redundancia). Entonces ayer, luego de firmar unos papeles y otras cosas, me dice la muchacha que estaba en el mostrador que en alguna de las siguientes instancias me iban a pedir (entre otros requisitos) la constancia de la jura de la bandera.

Mi primera reacción fue no tener mucha idea de lo que estaba hablando. Después algo hizo clic en mi cabeza y lo recordé: en el liceo uno está entre un grupo de sus coetáneos, a quienes se nos pregunta si juramos… algo (no me acuerdo bien qué, a lo mejor Andrea, que da clases en liceo, lo sepa).

Leía también en el libro de Carlos Tanco (Yo, Darwin), que aparentemente (y pongo “aparentemente” porque mis capacidades memoriosas no llegan a tanto) cuando uno es más chico “promete” la bandera. La jura vendría a ser como la versión heavy de la promesa.

Pero todo esto me lleva a preguntarme por qué.

Ya he establecido en posts anteriores que el nacionalismo no es lo mío. Pero, más allá de todo eso… ¿cuál es el propósito de jurar honrar y respetar la bandera? Es un símbolo, como cualquier otro, pero nada más.

A lo mejor tenga que ver con el respeto al Estado (no como el conjunto de órganos estatales, sino el Estado como país), pero eso no tiene mucho que ver con la bandera, tiene que ver con el respeto a una convivencia pacífica (ojalá) y democrática. Y definitivamente no es algo a lo que uno se comprometa a los 12.

De hecho, no creo que ninguno de esos actos simbólicos represente un compromiso real de nada. O sea, todos conocemos gente que en el acto dijo “no juro”, sólo por llevar la contra (lo que es realmente una estupidez, pero siempre hay gente que considera que hacer lo contrario a lo que supuestamente debe está bueno, sólo por el hecho de ser contrario a lo que debe).

Hace unos meses leí un trabajo que analizaba la intervención del Estado en la educación. Era para una amiga que está estudiando para profesora de matemáticas en el IPA, a la que el trabajo en cuestión la tenia totalmente desconcertada (era francamente pesadísimo) y me pidió que le hiciera un resumen. Dentro de los argumentos a favor de la intervención estatal estaba la de creación de una identidad nacional.

Si me lo preguntan, eso es contrario al concepto de laicismo. Yo digo: que cada uno elija si ser uruguayo de corazón o no.

Pero claro, no puedo pretender demasiado de este Estado laico (¡por lo menos eso!) en el que el himno dice: “de este don sacrosanto la gloria merecimos”. No voy a profundizar en el tema de la métrica y cómo no coincide la con la música, pero ustedes lo saben.

El año pasado o el otro, estaba toda la cuestión de cuando prendieron fuego la bandera de EEUU. Acá tenemos un delito de “vilipendio de los símbolos patrios”. Dejémonos de joder. La verdad es una reverenda tontería.

No quiero entrar mucho en la cuestión de lo vacío que me parece el nacionalismo (“la convicción que el país de uno es mejor porque uno nació en el”, como diría el gran George Bernard Shaw) porque ya dije que, personalmente, no le veo sentido, pero cada uno sabrá si vale la pena llorar con el himno o no (es una opción tan válida como cualquier otra).

Lo que sí me interesa hoy es, como dije, el tema de los símbolos vacíos. ¿Importa realmente si juré la bandera? Aún si consideramos que para algunas cosas sería bueno que uno demostrara un compromiso con la causa nacional (para ser presidente, legislador, ministro…), ¿alguien puede realmente considerar que un certificado que dice que estuve presente el día de la jura de la bandera es un medio idóneo para reflejar eso?

Bueno, cada uno tendrá su visión a propósito del tema. Me gustaría que me digan lo que piensan al respecto (no debería haber escrito eso, porque cuando nadie comente, va a ser más evidente mi patetismo).

Anyway, los dejo con una cancioncita.



P.D.:No sé. A lo mejor, como en tantas cosas, demuestre una vez más mis contradicciones el 18 de julio cuando vaya a ver The Dark Knight. Capaz que cuando toquen el himno me paro y canto “libertad o con gloria morir” (¿me parece a mí, o todos los himnos del mundo tienen un fragmento muy similar a ese?). Esa tal Gloria debe estar que se re parte porque todos mueren por ella… (¡cuac!).

P.P.D.:Mientras escribía este post, me di cuenta que no recuerdo el por qué de los colores (azul y blanco, btw) de la bandera. Si alguien me hace el favor de desasnarme…

martes, julio 01, 2008

2008 1/2

Hoy empieza la segunda mitad del año...

Me resulta tentadora la idea de empezar un balance de mi vida en este 2008,5, porque pasaron cosas. Pero no. Seamos coherentes, y dejemos eso para diciembre.

Sí me interesa, entonces, proyectarme un poco.

A ver: 2007 fue un año de siembra. Allá empezaron a gestarse cosas, casi inadvertidamente.

La primera mitad del 2008 fue de riego, de trabajo en pos de los objetivos. Aquello que comenzó antes, tuve que jugármela por conseguirlo. Las cosas se dieron bien, de a poco el camino se hizo más claro, y las metas parecieron más posibles.

Ahora, en el primer día del segundo semestre del año, sólo me cabe preguntarme si podré, por una vez, disfrutar los frutos del trabajo (literal y figurativamente hablando).

La vida es eminentemente cíclica. Estamos empezando y terminando cosas todo el tiempo. Nunca podemos decir que "llegamos". Pero por un período prolongado, parecía que estaba estancado en la mitad de todos los caminos.

A lo mejor esta vez haya un espacio para el regocijo, la satisfacción de haber llegado a algún lugar (aunque sea una estación más del camino), de haber cumplido con mis propias expectativas.

Después empezará otra vez el proceso, obviamente, de renovación y búsqueda.

Pero ahora, ruego al dios de los agnósticos que me deje disfrutar un poco. No me parece que pida demasiado...

Quizás también te interese...

Related Posts with Thumbnails