The Wizarding World of Harry Potter


Existe un lugar mágico, que debería estar por allá por Escocia, en el norte del Reino Unido, y, sin embargo, uno lo encuentra entre un "continente perdido" y un parque de dinosaurios, ambos en el medio de la península de la Florida.

Supongo que esa extraña ubicación, obedecerá a alguna regla mágica no muy clara para un pobre muggle como yo.

Allí, dando la vuelta tras "El octavo viaje de Sinbad", aparece un portal que reza "Please respect the spell limits". Tras él, un mundo maravilloso, una tierra que puedo intentar describir, pero a la que sé, no le podré nunca hacer justicia.

The Wizarding World of Harry Potter es ese lugar al que todo fan de HP puede considerar su Meca. No hay nada que se le compare, no hay otro lugar en el mundo que represente de manera tan cabal, todo eso que J.K. Rowling un día imaginó.

La calle principal de Hogsmeade, con sus techos nevados (a pesar de los 30 y pico de grados de calor) invita a descubrir todos y cada uno de sus detalles (y puede que uno nunca termine de hacerlo). En cada vidriera hay un poco de magia, desde calderos que se revuelven a sí mismos hasta howlers y plumas que escriben solas.

Honeydukes está llena de golosinas de todas formas y colores, desde ranas de chocolate a Bertie Botts Every Flavor Beans. Conectando con ésta, Zonko's, llena de regalos de todo tipo.

Dervish & Banges es donde uno va a buscar la ropa de mago, las bufandas de las diferentes casas (la mía es de Ravenclaw), y al lado, una filial de Ollivander's, donde la varita elige al mago.

En los baños se escucha la voz de Moaning Mirtle, quejándose, vaya uno a saber de qué esta vez. Y en las calles, la música de John Williams...

Obviamente, quién no quisiera tomarse una butterbeer en The Three Broomsticks, o tal vez en The Hog's Head...

Entrando a los terrenos circundantes al castillo, está la casa de Hagrid, y su voz resuena en el borde del bosque prohibido. Desde dentro de la casa, los ladridos de Fang se hacen sentir.

Y allí aparece Hogwarts, en toda su magnificencia. Para nosotros, muggles, poder recorrer sus pasillos, es una experiencia asombrosa. Por allí podrá uno encontrarse con la entrada al salón de pociones (en los calabozos, por supuesto) y un espejo con la siguiente inscripción: "erised stra ehru oyt ube cafru oyt on wohsi". Yo me vi a mí mismo en Hogwarts. Quizá la magia sí funciona.

Un vistazo al common room de Gryffindor, los retratos hablando entre sí (y discutiendo), un paseo por la oficina del director, un pensadero rodeado de espejos, y la presencia de Dumbledore, hablando desde el balcón.

De allí al salón de DADA, donde el trío aparece mágicamente por debajo de una capa de invisibilidad. Están allí, se ven a unos metros de donde uno los mira, fascinado.

Al final del recorrido, un sombrero, hábil declarante, te da unas instrucciones, y te manda en un viaje impresionante, absolutamente envolvente y sí, por qué no decirlo, mágico.

Por un momento, uno puede olvidarse del mundo real. Aquí existen el quidditch y el Tri-Wizard Tournament, los relojes marcan "late" y "on time", el conductor del Hogwarts Express encuentra fascinante que la gente utilice celulares y pantallas luminosas, se muestra contento de conversar con los transeúntes, por ejemplo sobre el lema de la escuela "Draco dormiens nunquam titillandus", y cuando se cruza con algún pelirrojo, murmura "another Weasley" =)

The Wizarding World of Harry Potter es un lugar ineludible para todo fan de HP. Es la materialización de un sueño colectivo, iniciado por una escritora en un tren, hace ya unos 15 años.

No existe otro lugar así.

Your pictures and fotos in a slideshow on MySpace, eBay, Facebook or your website!view all pictures of this slideshow

Comentarios

andal13 dijo…
No existe la envidia sana. Ya mismo me voy a morir envenenada mirando las fotos...
andal13 dijo…
Outstanding!
FeR dijo…
Celos!!!

Andaran necesitando alguien que sirva butterbeer?
Martín dijo…
Andrea: jajaja. No te envenenes. Vos te hiciste un lindo viajecito, también. =)

Fer: si me avisabas antes, podía preguntarles... ;)

La gente ahí te atiende re bien, como felices de estar en el mundo de HP. Vos, seguro, también lo estarías. :D
andal13 dijo…
Sí, mi viaje estuvo buenísimo. Y seguramente las empanadas de Hog's Head no son tan buenas como las tucumanas, salteñas y jujeñas!

;-)
tan dijo…
Es que si en tu curriculum no dice que tenés una parálisis facial que te impide quitar la sonrisota, directamente no te toman...

Otra cosa: "Yo me vi a mí mismo en Hogwarts" para todo lo demás, hacé como el Nano.
Martín dijo…
Andrea: seguramente. ;)

Tan: jajaja. :D
magui dijo…
qué bueno!!!!!!!!!!!
Martín dijo…
Magui: me alegro que te guste =)

Entradas populares