Crítica: Sweeney Todd

There will be blood

Sweeney Todd es un musical distinto, sombrío, sangriento, desprovisto casi de romance y alegría.

Una historia hecha a la medida de Tim Burton, de una forma tan exacta, que uno parece imaginar que el musical fue escrito para él. Sin embargo no es así, aunque tal vez sea esto algo que explique un poco más del mundo de Burton, ya que él es admirador de la obra desde hace unos cuantos años.

Es un musical con un elenco elegido no necesariamente por habilidades vocales sino actorales. Johnny Depp nunca había cantado antes, pero lo que le falta en rango lo aporta en emoción. Porque los números grandilocuentes “a lo Broadway” no existen. Aquí se trata de escenas intimistas con mucha música y fuerza emotiva, no necesariamente vocal.

Lo importante son actores que puedan cantar, no cantantes que actúen. Así, cada uno de los actores hace un muy buen trabajo. Quiero destacar a Helena Bonham-Carter, que brinda una actuación estupenda, y su voz suena simplemente fantástica.

Alan Rickman, es perfectamente maligno, sin medias tintas, Timothy Spall es un secuaz genial, y Sacha Baron Cohen es estupendo y "colorido".

Depp, por su parte, se luce con un personaje que tiene algunos ribetes y aristas que remontan a otros personajes torturados y oscuros que ya ha interpretado. Su Sweeney Todd es en realidad una víctima tanto como victimario.

La ambientación de Dante Ferreti, sumada a la fotografía, crea un mundo oscuro, muy burtoniano, que se complementan con los primeros planos, la atmósfera intimista, para ofrecer una atmósfera, un cierto estilo, reminiscentes de las películas de terror del viejo Hollywood. No hay nada acá que hable de teatro (una falencia de muchos musicales). Es cine puro.

Quizás falte algo de impacto en algunos momentos de la primera mitad, lo que le reste un poco de fuerza, que la película parece perder a veces. Pero cuando la historia se torna violenta, ya no hay vuelta atrás.

Cargada de un humor negrísimo (no se podía esperar otra cosa del director, menos con este tema), actuaciones sólidas, una gran ambientación, y buena música, Sweeney Todd se convierte en una antítesis de otros musicales, en una obra macabra que terminará en el necesario baño de sangre.

Y eso es lo que me faltaba decir. Esta es una tragedia. Es final, terminante, desesperada.

“Lasciate ogni speranza voi ch’ intrate” decía la puerta del infierno en la Divina Comedia. Ese es el espíritu de Sweeney Todd.

No que nos quejemos.

[***1/2 / *****]

Comentarios

Florence dijo…
Alan Rickman se luce, como siempre. Por dios, como me gusta. Esta pelicula merece 4 estrellitas en negrita, eh! Uno de los pocos musicales worth seeing!
Anónimo dijo…
EN LA ESCALA DEL 1 AL 10 ESA PELICULA MERECE UN -12!!!!!!!!!!!!!

Horrible, la idea de mezclar un musical con una pelicula de suspenso o terror se me hace muy ridiculo, (Es como ver al jigsaw cantando mientras pone sus pruebas... EN QUE ESTAN PENSANDO??!!) no se la recomiendo ni a mi peor enemigo, se los juro, no llevaba ni media hora y la gente ya se estaba saliendo, de no ir acompañada me hubiese ido...

Si de verdad aprecian el septimo arte, haganse un enorme favor y mantenganse alejados de ese pedazo mierda, porque si no lo hacen van a querer inventar una maquina del tiempo para ir el dia que la vieron y matarse a si mismos... ni siquiera la bajen!!!! o la compren por misero dinero...

NO LA VOLVERIA A VER NI AUNQUE ME PAGARAN, EN SERIO SI DETESTAS LOS MUSICALES TANTO COMO YO, ABSTENTE, ME LO AGRADECERAS
sofia martínez dijo…
La verdad no me gusta que canten en las pelis pero en este caso disfruté de la película y lo hice porque Jonny Deep es una master y lo amo, mientras que el guionista John Logan también es un genio supo adaptar perfectamente el guión. Me gustó.

Entradas populares