viernes, febrero 26, 2016

Crítica: Zootopia


Animate
Una película inesperada, realmente. Con un perfil súper bajo llega "Zootopia", y resulta ser de lo realmente bueno de Disney, de nivel Pixar, digamos.

La historia transcurre en un universo de animales antropomórficos "evolucionados" (hay una explicación al comienzo muy amena e importante), pero la historia subyacente es casi un "noir" para chicos. El espíritu del policial está muy bien logrado, y hace que no sea simplemente "una de dibujitos".

Sí, la película trae pila de mensaje, pero es tremendamente integral a la historia. En este sentido, resulta difícil hablar de "Zootopia" sin meterse en el mello del asunto: la discriminación, los estereotipos. A partir de esos elementos, se arma un policial muy entretenido, con una protagonista fantástica (la oficial Hopps) y un acompañante zorro (en todo sentido).
 
Pero también hay una cantidad de secundarios geniales, que llenan de color y diversión la historia (la escena del registro de vehículos es hilarante). Existe, además, un gran aprovechamiento del potencial de los distintos animales, sus características físicas, de comportamiento, sus hábitats, etc. Todo muy bien pensado, todo muy divertido.

No es tan deslumbrante visualmente (aunque los detalles de la piel de los animales son excelentes), pero lo fuerte de la película es el conjunto. Todo funciona: la historia, los personajes, el humor, el ritmo, el mensaje (que está, pero no se siente forzado).

"Zootopia" es un verdadero descubrimiento una confirmación de que Disney está para entregar productos distintos, de género, bien pensados, bien armados y tremendamente disfrutables. La casa del ratón está en orden.
 
Una película redondita para pasarla bien de verdad.

[**** *****]

Crítica: Deadpool


Un distinto
No todos los "héroes" de los cómics son iguales. Y no todos merecen el mismo tratamiento en la gran pantalla. Si hay un gran acierto con Deadpool, es contar su historia con el tono y la forma que el personaje merecen.

Horrible había sido lo que le había pasado en X-Men Origins: Wolverine. Un personaje famoso por lo que habla, al que le habían cosido la boca (!!!!!). La insistencia de Ryan Reynolds (muy bien y carismático en esta película) llevó a que le dieran una oportunidad al personaje tal como está en el papel.

Y es un respiro de aire fresco, con humor desde inteligente a absolutamente burdo, pero que generalmente funciona. Funciona por Reynolds, por el ritmo, porque combina bien lo visual y porque no tiene miedo de romper la cuarta pared (y cuantas paredes sean necesarias).

Lo mejor está en el comienzo, en la relación entre Reynolds y Morena Baccarin (¿esa mujer no envejece nunca?), que comparten una química importante y arman una las relaciones más creíbles de las películas del género. Está bien, la competencia no es grande, pero bueno.

Donde más flaquea es cuando más se parece a una película normal de superhéroes. La segunda mitad pierde un poco de fuerza, y el tercer acto, con damisela en peligro, es salvado por el humor, que contrasta con lo trillado del asunto. Igual se agradece que, por una vez, no esté en peligro el destino del mundo. Una escala pequeña alcanza y sobra en una película bien contada.

Existe un público amplio para las películas que salen de las historietas. Que venga "Deadpool" a descubrirlo, es bienvenido. No todas las películas de superhéroes tienen que seguir este formato, ni mucho menos, pero cuanto más se amplíe la oferta, mejor será para todos.

Divertida, graciosa, dinámica, con algunos efectos dudosos y un poco barata por demás, es menos rupturista de lo que se podría pensar, pero sí trae una forma distinta de contar una historia repetida.

Vale la pena.

[***1/2 *****]

domingo, febrero 07, 2016

Crítica: Carol


Capturando imágenes

Cine. Si hay algo que tiene Todd Haynes que hace que "Carol" se destaque por encima incluso de su propia trama, es que es un director de cine.

Parece obvio decirlo, pero no lo es. Porque Haynes eleva el material que sería revolucionario en la época en la que transcurre la historia, pero hoy es casi anacrónico.

Rooney Mara y Cate Blanchett están estupendas ambas, en tareas muy disímiles. Mara haciendo una Therese que busca desesperadamente encontrarse a sí misma y Blanchett creando una Carol que aparece enigmática y se va desarmando y revelando con el metraje.

También hay que mencionar a Kyle Chandler, que tiene un papel ingrato, pero al que le da el toque justo para nunca dejarlo caer en la caricatura. El carisma que proyecta lleva casi a simpatizar con su situación.

Pero por sobre todo está la mano del director, creando un clima cuasi onírico, dejando que las imágenes nos digan lo que pasa en el mundo interior de los personajes mucho más y mucho mejor de lo que lo hacen las palabras.

Si la historia es bastante directa, quizás hasta simple en su estructura y linealidad, nunca nos lo deja ver, porque lo importante no es tanto el qué sino el cómo. Cómo se conocen los personajes, cómo se conectan, cómo lo viven, cómo sufren, cómo se enamoran.

No parece casualidad que Therese se dedique a la fotografía y que su arte sea el de capturar momentos únicos de verdad y profundidad. Todas las miradas en "Carol" tienen un poco de eso. Todos los paisajes son tan externos como internos.

Dejarse atrapar por "Carol" película, resulta entonces tan sencillo como dejarse atrapar por Carol mujer, con su sonrisa encantadora pero enigmática, su mirada llena de seducción y melancolía.

Una buena historia muy bien contada.

[**** *****]

Crítica: Spotlight


La prensa

Cuanto más pienso en "Spotlight", más me sorprendo al darme cuenta de que se trata de una película en la que ocurren muy pocas cosas. Y digo que me sorprendo porque no es algo tan evidente durante la función.

Gracias a un guión bien pensado, la cinta crea un ambiente de tensión, ansiedad y angustia, aun cuando lo que está en juego se mantiene casi como un concepto abstracto.

El drama subyacente al abuso casi no es personalizado y se evita caer en la manipulación del espectador. Pero claro, también el "villano" de la historia permanece en un extraño nivel de abstracción. En ese sentido, lo que prometía ser una historia de lucha contra obstáculos infranqueables, resulta ser más bien un relato cuya fuerza se centra en mostrar que la realidad es aun peor de lo que suponían sus protagonistas.

A favor del enfoque que le da su director, podemos decir que la película nunca parece querer manipularnos, nunca tiene un golpe bajo, nunca usa al abuso para shockear.

Por el lado del elenco, tenemos un muy buen trabajo de Michael Keaton y de sus colaboradores. Todos parejos, todos efectivos dándole a la historia el peso y la seriedad que merece. Claro, ¿qué otra cosa cabría esperar de un elenco que incluye además a Mark Ruffalo, Rachel McAdams, Stanley Tucci, Liev Schreiber y John Slattery?

Donde más flaquea "Spotlight" es en el componente visual. Se trata de una cinta que no logra nunca salir de una estética rudimentaria. Podría perfectamente tratarse de una obra de teatro y no sería muy diferente.

Pero gracias a un efectivo manejo del ritmo, se crea una atmósfera de suspenso y tensión, que, sumada a la carga dramática del tema, la convierten en una película muy efectiva.

Ideal para verla y salir indignado del cine.

[***1/2 *****]

Crítica: Hermanas


Es preferible reír... 

La comedia y el terror son dos géneros sorprendentemente emparentados, que presentan una dificultad particular a la hora de criticarlos: la evaluación de la efectividad contra la de la solidez.

¿Cómo calificamos una película de terror que nos asusta hasta la médula? ¿Cómo criticamos una comedia que nos hizo llorar de la risa? ¿Es la efectividad en cualquiera de los dos casos, una muestra indiscutible de calidad?

Sí y no. Es más que claro que cualquier película, del género que sea, tiene que ser evaluada, entre otras cosas, por la forma en la que consigue o no sus objetivos. En este sentido, "Hermanas" cumple con creces con hacer reír a carcajadas.

Ahora bien, corresponde también analizar cómo y por qué lo consigue. Y ahí es cuando la cosa se pone más interesante y compleja. Está claro que la historia no cuenta nada nuevo y que el arco de ambos personajes protagónicos se adivina desde los primeros minutos. El guion es meramente servicial y no aporta nada.

El éxito está en el elenco. Tina Fey y Amy Poehler nacieron para trabajar juntas. Aquí van un poco contra lo que uno espera (siendo Fey la fuera de control y Poehler la serie), pero ambas cumplen más que bien con roles que en el papel les exigen poco, pero logran hacerlos brillar. Y así pasa con el resto de los invitados a la fiesta, cada uno maximizando las oportunidades de brillar.

A esto hay que sumarles una dirección adecuada. No es descollante, ni mucho menos, pero cada chiste cuenta con un timing preciso, dejando a los actores demostrar por qué están ahí. En un mundo lleno de comedias con chistes que no son aprovechados, no es para desprecias.

Entonces resulta que tenemos un guión más bien pobre, con ciertos saltos lógicos inexplicables, convertido en una comedia que realmente da para reír a carcajadas con chistes que van desde lo básico y grosero hasta lo más elaborado.

No se trata en absoluto de una gran comedia, pero sí una efectiva, que sirve como muestra del enorme potencial de un elenco que puede hacer maravillas. Ojalá la próxima vez, con un guión a la altura de sus posibilidades.

[*** *****]

Quizás también te interese...

Related Posts with Thumbnails