Motivaciones

A veces me cuestiono mi motivación para hacer ciertas cosas, y me pregunto si no habrá un trasfondo oculto, un objetivo no confeso.

Cuando era chico tenía una visión cínica acerca de la caridad. No la veía como un acto de altruismo, sino como un acto egoísta en sí mismo. La idea era la siguiente: si ayudar a otros hace que alguna gente se sienta bien, entonces cuando ayudan a otros lo hacen por motivos egoístas (o sea, sentirse bien). Sin duda que me parecía mejor que la gente se sintiera bien por ayudar a otros en vez de por otras cosas, pero no era ese el punto.

Entonces, en mis momentos de autocuestionamiento, me pregunto si algunas de las cosas que yo hago no tienen un poco de eso.

Por ejemplo, cuando ayudo a alguien que me pide alguna cosa. ¿Lo hago "out of the kindness of my heart"? Si es así, ¿por qué me molesta cuando no recibo un agradecimiento adecuado? Si uno no hace las cosas para que se las agradezcan, quizás no debería enojarse si la gente no lo hace, ¿verdad?

Así como con eso, pasa con otras cosas... y no puedo, en mi tradicional hábito de cuestionar y darle vueltas a todo, dejar de preguntarme sobre estos temas.

Veamos: el egocentrismo derivado de mi calidad de hijo único (¿"hijouniquez"?) no me resulta extraño, ahora, es cuestión de determinar hasta dónde se extiende, qué tan lejos voy a ir con actitudes que me pongan a mí primero...

Me pregunto si otros tendrán este tipo de cuestionamientos. No dudo que haya un montón de gente que tiene el mismo modus operandi (de mala gente está lleno el mundo), pero me da la duda de cómo quienes no aceptan ese calificativo respecto de sí, manejan ese tipo de situaciones. Quizás sea más bien miedo a aceptar que no hay reconciliación entre ambas ideas...

Comentarios

andal13 dijo…
El Homo sapiens es un animalito más bien egoísta; en cierto modo, en lo de ayudar al otro hay una actitud casi atávica de propia conveniencia: "si yo ayudo a otros, otros me ayudarán a mí cuando lo necesite". Claro, los milenios, la civilización, las distintas filosofías y religiones han limado las asperezas iniciales, por lo que la caridad, la solidaridad, la compasión, van también con nosotros, y se supone que las tenemos que ejercer desinteresadamente, sin esperar agradecimiento (ni siquiera, acuse de recibo, diría). Pero... y ahí viene la cuestión, es de lo más humano enojarse o hasta sufrir ante la ingratitud. Quienes ejercen la caridad sin esperar nada a cambio, que lo viven sin cuestionamientos, que no sufren ante la ingratitud porque realmente aman al prójimo como a sí mismos -o más aún-, están hechos de otra madera...
Los pobrecitos mortales hijos de vecino, llenos de defectos y que les buscamos la quinta pata a los felinos, no tenemos esos genes en nuestro ADN, sin dudas...
Skyline dijo…
Si será así que el otro día estaba tan aburrida que en el canal españor estaban dando un documental de un neurologo que estudiaba el funcionamento del cerebro humano y estaba haciendo un experimento con niños.
Ponían a los niños a jugar al quemado con una pelota, y dentro del grupo a algunos les ponían un pie atado, un brazo o un ojo tapado.
El juego era quemar al compañero, y de igual manera se lo podía salvar.
Cuando no había equipo, todos jugaban contra todos, se solían ayudar y revivir, porque sabían que si ellos morían los podía salvar otro compañero (jejeje no era por buenitos que lo hacían)
Despúes dividieron el grupo y pusieron a cuatro niños en un mismo equipo contra el resto, y adivina que, ahí se terminó el compañerismo, se hicieron pelota los guachitos para quemar al compañero que 5 minutos antes estaban ayudando.
Lo que importaba era que el equipo ganara, no que el resto jugara.

Es innato, somos así, egoistas, y nos gusta pensar en nosotros mismos, lo que pasa que pocas veces nos detenemos a pensar en eso.
Martín dijo…
Andrea y Verónica: gracias por comentar.

En definitiva, de sus comentarios saco una conclusión: no es que yo no tenga actitudes de hdp (btw, feliz día mamá), sino que el hecho que la mayoría de nosotros seamos medios hdp relativiza mi problema.

Si bien el dicho va "mal de muchos, consuelo de tontos", tal vez no sea mala la idea subyacente. En definitiva, ¿qué pretenden de mí?, ¿que no sea humano?

Igual me siento un poco culpable... pero menos :P
andal13 dijo…
Ahí está la cuestión! Yo vivo sintiéndome culpable, me desprecio, me autoflagelo, y cada tanto me acuerdo que soy sólo un ser humano, y a veces, hasta creo que no soy de los peores de la especie... y hasta me quiero un ratito!
Skyline dijo…
Bueno en mi caso digamos que no me desprecio y lo de la autoflagelación no lo he puesto en práctica (se puede incluir la depilación en esto de flagelarse, porque si es así, sí me flagelo y sufro y puteo cada semana), pero la culpa.....si eso esta, aparece dos por tres, cuando pienso en alguien que me falló con alguna actitud, y me empiezo a cuestionar el por qué gasté mi tiempo en él, y ahí viene el dilema...si espero o no algo a cambio....(que obvio lo espero, aunque no lo diga abiertamente)

Pero no es algo en lo que piense mucho, casualmente pense en algo de esto cuando me dejé con mi novio, con el que estuve 5 años y me dijo una sarta de bobadas, que me dieron ganas de matarlo jejeje.
Alma ♫ dijo…
YO TAMBIEN SO HIJA UNICAAAAAAAAAAAA!!!

por fin tengo a laguien con quien hablar de estooooo!!!

jaja, en realidad por mas cuento que me hagan, yo hubiera dado lo que no tenía por tener un hermano o una hermana...

Ogualmente, yo sufría más el tema de tener que escuchar a gente que hacía mejores cosas que yo...o diaba eso, hasta la actual fecha...
Lo que sí hacía era ver las heladeras de las casas cuando llegaba...

Auqnue siempore que veía auna pareja de mediana edad, siempre me preguntaban como se las arreglaban para co#er... no se porqué...

SALUDOS, CARIÑOS, BESOS Y ABRACETES!
Martín dijo…
Andrea: comparto enteramente el sentimiento.

Vero: hay gente que a veces logra sacar lo peor de nosotros...

Alma: ni en pedo. No sólo hijo único, sino que si fuese creyente agradecería a dios todos los días por ello.

Por suerte nunca se me ocurrió preguntarme sobre los hábitos sexuales de la gente de mediana edad. Hay cosas en las que no quuiero pensar, thankyouverymuch.

Besos.
Iuch dijo…
Yo también alguna vez me puse a pensar en estas cosas, es interesante tu reflexión.
Yo también sufro de "hijauniquez", y creo que si bien te marca tampoco es taaan determinante, conozco gente con hermanos que es sumamente egoísta e hijos únicos muy generosos... Creo que depende de la personalidad y del ambiente en el cual nos formamos.
Me parece que si bien uno ayuda por los demás, nuestro ego siempre necesita que se lo reconozcan y agradezcan. No lo veo tan mal, soy de agradecer a la gente que me ayuda (un poco porque me gusta que me agradezcan a mi, jajaja)
(Hay un capítulo de Friends en el que discuten qué es verdaderamente un "selfless act of charity")
Uy me re extendí! Sorry!
Martín dijo…
Iuch: está claro. Nada es determinante. Lo que dije tiene un poco de verdad y un poco de manejar un "prejuicio" de la sociedad.

Igual, nótese que hablaba de "egocentrismo" y no de egoísmo, que no es la misma cosa.

No hay problema con la extensión. Escribí todo lo que quieras, que para eso está este sector (yo he sabido escribir comentarios en blogs más largos que el post mismo).

Entradas populares